"...tengo una alfombra de jornadas y el tiempo hecho pelusa, de tanto enredarse en esa sensación pegajosa de la nada."
Comentario poemado de Noviembre 2008, escrito por J. de la Vega Z+-----[Poemas bajo tu balcón]


Aquí esgrime el Zorro+-----[SoneZtosII]+[PoetiZandoFeisbuk]+[LaSima de los Vuersos]+[DiarioÐLolita]+[Balcones]+[ZVisión+-]+[MemoriasLiteratura]+[Ilusiones]

*

¿De verdad me importa Haití?

Para ser sincero, no me importa, nunca me ha importado, no me importará.

¿Y a ti?

No te creo, pero ya lo veremos... el tiempo lo dirá.



Aquí estaré esperando, también Haití, pero te habrás olvidado hasta de la pregunta.

J. de la Vega Z+-----





En los últimos días he visto este documental (48minutos) del reportero de la TV de Al-Jazeera, Sebastian Walker, donde edita su trabajo por más de un año, desde los primeros días del terremoto hasta los primeros meses del 2011, en el mismo se pregunta como es posible que el sistema puesto en marcha para ayudar el país, haya acabado exacerbando la miseria. Walter pasa muy notablemente de ser un reportero ignorante de la realidad haitiana a integrar agudamente las demandas y críticas sin voz de los haitianos a sus reportajes, desde muchos ángulos y sin pelos en la lengua. En [este otro link] se puede ver un resumen comentado de los reportajes enviados desde Puerto Principe para Al-Jazeera y mucho material no aparece en el resumen de su trabajo, recomiendo visionarlos todos, porque son documentos de una historia que debe conocerse.

Los reporteros como el Señor Walker, y algunos de calidad destacable como Fran Sevilla, desde los primeros días fueron desbordados profesional y humanamente por una catástrofe sin comparación hasta el momento, en un país noqueado por una historia de pobreza y explotación.
Desde el terremoto y por más de un año nos mostraron con reportajes e imágenes como increíblemente se puede ir a peor, mientras que un mundo con gobiernos hipócritas, actúa sin interés en dar respuesta a una tragedia ya olvidada, ese es el mundo real donde vivimos.
Triste e irónicamente Haití es conocido como ONGelandia.

21 esgrimieron la palabra +-----:

Gizela dijo...

Pero..para reaparecer después del silencio silencioso de año nuevo..reapareció cortando rabo y oreja...¿así es que se dice?
Soy malazzza en términos taurinos, no me gustan los toros.
¿Esa pregunta es para algo especial, para alguien especial? O para todos los que por este espacio caminamos....
metafóricamente.
A mi sí me importa, no como Haití, España o Italia o cualquier otro nombre que delimite un espacio geográfico. Importa el luto, las ausencias, el horror que viven los que tienen que soportar el dolor de sus ausencias, en medio del terror de tener que caminar con el luto a cuesta, pateando los cadáveres que no ha dado tiempo, ni recursos para ser enterrados.
Importa la precarias condiciones en que han vivido, a espaldas del mundo y a mano de corruptos políticos
Y de lo que escucho en las noticias, son muchos los que sin antes siquiera saber, donde está Haití, ahora no sólo saben, también buscan afanados la manera de ayudar..y algunos están en mala situación económica, y el sacudón, los ha sensibilizado de tal manera, que en paro y todo...se sienten millonarios.
Y voy a decir algo tan pragmático...que me avergüenzo de pensarlo y que hace que no me reconozca.
Estoy segura que sobre los cadáveres y las ruinas, se reconstruirá una pequeño país, y será un antes y un después...
Terrible que se requiera tanta muerte y dolor, para enterarnos de la realidad...pero es lo que hay...somos así los humanos.
Necesitamos bofetadas,muchas veces, para reaccionar....para aprender.
Mejor tarde que nunca...
Y mejor que no siga escribiendo, tal vez esta extraña entrada, no era para que yo contestara..
Me alegro de saber de usted. Ya me preocupaba....
Besos con abrazos.

elisa...lichazul dijo...

la empatía no es algo que se enseñe en las aulas o se compre en el almacen...es algo que nace espontáneo y se cultiva a través de toda la vida

cada quien hará su andar y por ende su resilencia
ayer todas las guerras , los tifones, los maremotos , los huracanes , las erupciones volcánicas
hoy haití
mañana ...

la historia tiene muchos puntos de encuentros y de olvidos
nosotros apenas somos un punto de todo lo escrito

besos para usted De la Vega
un abrazo con las mejores vibras para este 2010
mucho y tinta :=)

Cornelivs dijo...

http://cornelivs.blogspot.com/2010/01/1-aniversario-del-manifiestro-por-la.html

Imposible detenerme, amigo. En el enlace de arriba encontrarás mas información.

Gracias por anticipado y un enorme abrazo.

Señor De la Vega dijo...

[Gizela] Reaparezco mejor, "con rabo entre las piernas", se dice en España, mi querida Señora.
Esa pregunta que formulo en mi entrada, es para mí y mis 'yoes', como todo lo que escribo en mi cueva, también lo es la respuesta.

Creo que a usted le importa, no discutiré su sentimiento y alabo su positivismo sobre el resto de seres honradamente preocupados, no se crea que desprecio el deseo positivo, es un bien que yo valoro tanto como el curativo efecto placebo. El primer paso para mejorar de cualquier enfermedad es desearlo y por supuesto creer en el remedio.
Besos y suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Elisa...lichazul] complejo razonamiento, mi Señora, además de lírico.

En mi pregunta, la elección de "Haití" como referente nacional o estado, no fue al azar, porque en general excluyendo psicópatas, racistas y otras malas bestias; mal que bien tenemos un poco o mucho de empatía (que heredamos por el ADN, poco mérito el humano, también muchos animales está demostrado que la tienen).

Es decir, si me hubiese referido en la pregunta a los 'afectados en Haití por el terremoto', debería responder que me importa su sufrimiento, porque poniéndome en su lugar, lo siento y me afecta anímicamente más que menos, con presión en el pecho.

Así, que al definir al país (Haití) como sujeto, sitúo la preocupación en el ámbito político como ciudadano, porque es allí donde los haitianos (mayoría en este desastre) se encuentran atrapados y son las fronteras las que marcan la libertad de movimiento; y si bien, para el Señor de la Vega, las fronteras son criminal barrera y todas por él serían derribadas, la realidad nos sitúa en otro plano bien distinto a los deseos reivindicativos de mi personaje.

Por otro lado, los efectos demoledores de una catástrofe (de cualquier tipo) se magnifican en estados miserables y se minimizan en estados preocupados por el bien de sus habitantes, eso parece objetivo e incuestionable.

Por lo tanto a mi Yo ciudadano, si no le importa Haití, (el estado, nación, territorio), tanto en la visión política, como empresarial, como social, como personal... implícitamente excluye con ello el interés por sus ciudadanos y habitantes, con la única excepción que se daría, si permitiera a todos los haitianos que se establezcan libremente en mi territorio estatal y compartieran mi suerte y mis derechos.
Pero para ser franco, además del deseo de un mundo sin fronteras del Señor de la Vega, esta idea política no parece compartida por la mayoría de ciudadanos en ningún estado del mundo, excepto limitadas excepciones supranacionales como la Unión Europea dentro de unos estándares de vida bastante similares.

Como usted bien dice, nosotros somos un punto de todo lo escrito, pero esos puntos en nuestros países, ya sea España o Chile, elegimos gobiernos soberanos, en el estado, en la región o en el ayuntamiento y mañana serán nuestros electos dirigentes los que legislen sobre el inmigrante haitiano, filipino o de Burkina-faso, etc.
Igualmente nuestros dirigentes crearán leyes arancelarias de comercio, controlarán recursos y capitales, dictarán decretos que permitan construcción y exportación de armas o despliegues militares, apoyo político internacional a estados sin muchas libertades y así sumaría un largo etcétera.

Estos días mientras millones de haitianos se encuentran en un calvario indescriptible, por usar el ejemplo con más de actualidad mediática, en España se discute con razones impulsadas por la crisis, si un Ayuntamiento (o varios) tienen la potestad (apoyados en cierto grado por sus votantes y ciudadanos), de negar los servicios mínimos a los inmigrantes que no tengan papeles de residencia. Buscan el resquicio jurídico para sostener soterradamente o abiertamente, que hay muchos extranjeros y mucho paro y que los servicios son para los Españoles primeramente.
La hipocresía es manifiesta, en España pero también en cualquier otro país relativamente rico y receptor migratorio de otros más pobres.
...CONTINÚA...

Señor De la Vega dijo...

...CONTINUACIÓN...
Por lo tanto si pensamos que enviar unos euros al Caribe o identificarnos con los cooperantes nacionales que allí ayudan, basta para sentirse preocupados con los desheredados del mundo, hoy haitianos que huyen del terremoto o ayer de un maremoto o pasado de una hambruna, estamos muy equivocados, porque por esa lógica deberíamos identificarnos con más fuerza si cabe con el mal que les hacemos directa o indirectamente, por abandono, explotación o agresión, de los que han llevado o llevan bajo nuestra misma bandera, políticas o negocios vergonzosos y fatalmente determinantes.

Por eso en mi entrada dudo, que la respuesta sobre la verdadera preocupación sea cierta y yo personalmente no me excluyo, ¿por qué hacerlo?, ya que porto aunque sea en un 'punto' la clave egoísta que sumado a millones de puntos conforman el egoísmo insolidario de esta tierra, a veces cielo, pero mucho más infierno.

Sé que hoy la movilización internacional hacia el epicentro mediático de la desgracia parece inmensa, pero no nos engañemos, la solidaridad es temporal, ridícula y nefastamente coordinada, solo basta compararla a los billones de dólares y euros que el sistema movilizó en unos días de temblor financiero (donde no murió nadie) para entender que Haití será receptora de unas migajas enmohecidas, que apenas paliarán conciencias, ni mucho menos las vidas ya perdidas e ignoradas.

Besos dulces y suyo, Z+-----

elisa...lichazul dijo...

de la vega

siempre su elocuencia me apabulla
besitos de luz


que tenga un precioso fin de semana

Anónimo dijo...

Buenos días, Señor De la Vega:

¿Qué podemos hacer?.
¿Usted cree que nos da igual?.
¿Deberíamos pasarnos el día llorando por la cantidad de calamidades que continuamente ocurren en el mundo?.
(*) (...)“ Se ven sobre la tierra toda clase de cosas...
(...)Nada es perfecto.”
(...) No se conocen más que las cosas que se domestican.
(*)« (...) On voit sur la terre toutes sortes de choses... )
(...)Rien n’est parfait...)
(...) On ne connaît que les choses que l’on apprivoise »

Si el mismo cielo, el sol, la luna, el viento, el mar... se entristecen hasta cuando dejan de ver a los vencejos, ¿cómo no conmoverse por todo lo que nos viene, con la información continua que nos llega de todos lados, como un bombardeo?.

Pero hay que seguir.

Saludos. Gelu

(*) "Le Petit Prince" (Antoine de Saint-Exupéry)

mujer asilvestrada dijo...

Mi estimado Sr.Zorro, me deja perpleja su pregunta y su argumentación.

Solo me cabe constestarle con un:

-Si le digo la verdad le mentiría.

Besos

Gizela dijo...

Los ramalazos de la eterna miseria..
que a algunos les ha tocadado como maldita suerte
210 personas han muerto de cólera y hay más de dos mil hospitalizados
Sólo podemos rezar y enviar cada uno el donativo que podamos..
Es frustrante, pero a mi no se me ocurre más nada
Entre calamidades, malos gobiernos, escalas de valores tergiversadas, va el mundo
Estoy lejos de Haití, pero en un simple paseo dominical, bajo la lluvia, resguardada en el vehículo de una amiga, pasaba al lado de cerros que hace nada eran sólo verde y hoy están sembrados de miserias...
A medida que arreciaba el agua, se veía, como la gente ya por instinto salía de los ranchos, algunos colocaban las orejas sobre el suelo, para escuchar si la tierra se mueve...y no estoy en Haití, y es un país petrolero, y este finde los periódicos hablan de compras de tanques rusos,de helicópteros, de construcción de centrales de energía nuclear...pero no hay casas, para que los cerros se adornen sólo de verde naturaleza
Ni equipos médicos para realizar operaciones en los hospitales.
Pero muchos millones en vallas publicitarias gigantescas con proselitismo político...
Y en contraste hubo un Festival de las artes y una feria del libro, y todo era bonito...
Dos caras eternamente nos muestran realidades
Que Hacer?
A titulo personal, sólo mejorar nuestro propio yo y tratar de mitigar la miseria en nuestro entorno más cercano...creo que es lo único que yo siento puedo hacer, para lograr seguir viviendo con algo de cordura y poder dormir en las noches sin pesadillas...
Pero estoy abierta a sugerencias...tal vez es que no veo y sí existen otras cosas que podría hacer.
Besos y buena semana

mujer asilvestrada dijo...

Mi estimado Sr. De la Vega, si me importa lo que suceda en Haití.
Encuentro que la categorización de humano viene grande si alguien no es capaz de sensibilizarse, sentir tristeza, dolor, incluso rabia por lo que le sucede a un “ Otro” vulnerable. Luego, de forma vehemente le contesto: si, me importa.

Todos tenemos en mente lo acontecido no hace mucho en ese país. Algunos corresponsales daban la voz de alarma de que no llegaba la ayuda en aquellos momentos tan críticos. Le remito al blog de Fran Sevilla, el corresponsal de RNE. Puede consultar los históricos.

Estos días me han resultado desoladoras las imágenes en las que podían verse las condiciones de precariedad en las que están viviendo los haitianos después de la catástrofe. Me hacen plantearme muchas preguntas sobre el destino de la ayuda. No obstante sobre este tema, el de la ayuda al desarrollo, las ONG´s, etc. me pronuncio: son la versión políticamente correcta y moderna de colonialismo.
“¿Qué hacer entonces?. ¿Abandonarlos a su suerte?. Pienso que se tiene que actuar en momentos críticos, este es uno, las catástrofes naturales son otros.

Pero para mí la verdadera ayuda, la más honesta, pasa por terminar, con el expolio de recursos al que empresas de países desarrollados someten a estos países. (Les sugiero para ilustrar el caso del que hablo, vean el documental “La pesadilla de Darwin” rodada en la ciudad de Mwanza en Tanzania, ciudad que he visitado y que ha quedado en mi recuerdo como la ciudad en la que las rotondas de una de sus principales avenidas a orillas del lago Victoria, eran ocupadas por los leprosos, que no tenían otro lugar al que ir).

En cuento a la concesión de créditos y ayudas condicionadas a la compra de productos del país que las concede, me parece de chiste. ¡Luego nos quejamos de los piratas somalís!.

Mi admirado Roto, en unas pocas viñetas, lo hubiera explicado mejor que yo. Como no se poner los enlaces en los mensajes, le invito a mi casa, en la que le he seleccionado alguna de las viñetas de las que le hablo y que tan lúcidamente reflejan el tema del expolio y que luego genera efectos colaterales,calificados de "indeseables" por algunos , contra los que legislamos en nuestros países.Legislamos cuando ese ejercito de mano de obra barato y consentido en tiempos de bonanza deja de ser útil en tiempos de crisis.

Con todo esto no pretendo transmitir que lleguemos más allá del sentimiento d pena, y ahondemos el análisis en las causas generatrices para acabar viendo la situación en términos de corresponsabilidad.

Un beso y tenga Ud. buena semana , mi querido Zorrito.

María dijo...

Al principio todos estabamos con ellos, nos solidarizamos, incluso, yo hice un post, y después ¿qué? ¿nos seguimos acordando?

Un beso.

Anónimo dijo...

Buenos días, Señor De la Vega:

No quiero hacerles esperar ni a usted ni a Haití.
Sólo que sepan que el AMOR, es una cosa grande, y todo sería maravilloso si nadie lo olvidara.
Le pongo una canción:

http://www.youtube.com/watch?v=imsN5PjUliU

Un abrazo de solidaridad para todos. Bueno, para usted, sólo saludos. Gelu

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En el fondo, querido Sr. de la Vega, Haití nunca existió. La gente que vive (muere) allí, sí. Pero eso es otra película: la del fracaso colectivo de las relaciones internacionales... o su éxito, si lo juzgan lo neos.

Gizela dijo...

Dios !!!
La señora Gelu además de los abrazos, dejó latigazos de alma!!!
No conocía este grupo Italiano-Palestino...
Y con esta canción, que acelera latidos, no importa en que idioma se cante..(y que suena preciosa en árabe)no queda pedacito de alma, no zarandeado, cuesta controlar los suspiros y no remontar románticos vuelos...
Me voy,no vaya ser que me pase de melosa...esa canción es como un "veneno letal" para la realidad.
Al igual que sus hermosos últimos poemas en la Sima...todo un peligro!!!jajaja
Besosssss napoletanos a los dos

María dijo...

Feliz fin de semana, Sr. de la Vega.

Un beso.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En realidad, querido Sr. de la Vega, no podremos olvidarnos de Haití: no podremos porque Haití seguirá siéndolo y saltando periódicamente a las televisiones en la hora de la comida.
Sólo si Haití dejara de serlo para ser, por ejmplo, Suiza, dejaría de salir en la televisión.
Pero no le dejarán: nadie quiere que Haití sea Suiza. Quizá sólo los que han muerto allí o pasan hambre o caen enfermos. Pero a esos nadie les hace caso.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

O quizá tenga razón, querido Sr. de la Vega. Y Haití ni siquiera exista y solo sea un decorado para las noticias trágicas en el que sacrifican víctimas reales.

María dijo...

Pues va a ser que NO, así, simple y llanamente.
Decir lo contrario sería mentir como una bellaca y yo, conscientemente jamás miento.

La verdad verdadera. Le leí, me fui y pensé no decir nada, pero he vuelto...

En realidad podría decir que me apena, que lo siento, que se me parte el alma cuando veo tantísima miseria y destrucción, tantísimo sufrimiento, que somos la peor generación de humanos que seguramente ha poblado la faz de la Tierra en muchísimos siglos, al más hipócrita, pero...

Volvería a mentir, tristemente la humanidad genéricamente hablando, siempre ha sido cruel y despiadada con los débiles, que salvo honrosas excepciones no le han importado a casi nadie...desde el hombre de Neanderthal, hasta el 20 de septiembre del 2.011 la humanidad ha avanzado en verdadera humanidad y solidaridad hacia sus congéneres, NADA.

Conclusión, damos verdadero asco...para ser más precisa, yo a mi misma y conmigo misma, si tal cual hago ahora mismo, llevando la vida que llevo y viendo lo que veo, me pongo a pensar despacio, doy asco.

Usted no, Sr. de la Vega, al menos usted, sin que nadie le apuntara, los ha recordado.

Ya es algo, quizá mucho más que la mayoría, porque ha partido de su propia duda, es que a mi... ni eso se me habría ocurrido sola. Vele... me voy a llorar un rato...pues... otra vez mentiría, porque ni si quiera tengo la decencia de sentir ganas de llorar. Lo siento, es que ahora mismo siento vergüenza de dejar lo que dejo, pero a lo mejor, es lo único que me puedo imponer como penitencia... hacer el ridículo aquí.



Un beso Sr de la VEGA




PD
Gracias por la mosca, seguramente ella es bastante más hábil y humana que yo:-)

Sergio dijo...

¡Touché!
Ni Haití, ni Israel, ni la paz mundial, ni Japón, ni el hambre en el mundo, ni el vecino de abajo, en realidad, y generalizando, nos preocupa bien poco lo que le pase más allá de nuestro círculo vital más inmediato, aunque me consuela pensar que el ser "humano" no es así.

Merche Pallarés dijo...

Reconozco, mi querido Sr. de la Vega, que estoy anestesiada contra los desastres del mundo: que si Haití, que si Somalia, Etiopía, el resto del cuerno de África... Lo que sí me sigue sulfurando es la cuestión palestina, saharaui, iraquí y afgana (menos, pero también). A sus pies, M.

P.D. Me sorprende que su nuevo post no se haya visto (existe otra palabra más exacta para lo que quiero decir pero ahora no me sale) en mi blog. Vine aquí por casualidad porque le echaba de menos y quería saber qué le pasaba. Me alegro de saber que sigue vivito y coleando.