"...tengo una alfombra de jornadas y el tiempo hecho pelusa, de tanto enredarse en esa sensación pegajosa de la nada."
Comentario poemado de Noviembre 2008, escrito por J. de la Vega Z+-----[Poemas bajo tu balcón]


Aquí esgrime el Zorro+-----[SoneZtosII]+[PoetiZandoFeisbuk]+[LaSima de los Vuersos]+[DiarioÐLolita]+[Balcones]+[ZVisión+-]+[MemoriasLiteratura]+[Ilusiones]

*

EL CORAZÓN DEL ZORRO, acto primero

ZORRO (espadachín héroe mundial de Capistrano): Protagonizado por el autor, Jesús de la Vega/Señor Zorro +-----
BERNARDO (parlanchín amigo y entrometido socio): Interpretado por un blogger genial y real, pero anónimo.
ANN (amiga íntima de Lolita y compañera): Todavía en casting
LOLITA (periodista especializada en el Zorro): Se aceptan todavía candidatas, enviar casting photo-work book.


PRÓLOGO

El corazón siempre expuesto
a la fuerza del dolor
rinde su más alto honor
mostrando frágil su esencia
ofreciendo a ello anuencia
al dejar brotar amor.

Este teatro es sencillo,
pero nada es claro en sí
pues el actor que yo fui
es cierto verso con tropo
que en enamorado arropo
quiso escaparse de aquí.

Si adivinan entre líneas
las verdades que se esconden
no es mentira si responden
que cierto y falso tejí
y aunque no se quede ahí
no esperen ver como afonden.

Será en los actos seguidos
que este amor se desenvuelva
y que la amada resuelva
las claves que la ofrecí
que si no quiere de mí
nadie la nada conserva.

ACTO PRIMERO

ESCENA I, en el coche Z de Bernardo.

Ann, la compañera de apartamento de Lolita, envió un SMS urgente al Señor Zorro para que acudiese volando a su casa, era "muy grve, d vda o merte"...escribió alterada, comiéndose vocales.
De la Vega, ya con el traje de Zorro, esperaba en su cueva la llegada de Bernardo, su amigo y compañero, le había llamado para usando su auto, llegar lo antes posible a la casa de la señorita Pulido...

Ya en el automóvil de Bernardo, un Nysn modificado 350Z, el señor Zorro daba muestras de agitación.

ZORRO:
- ¡Por Dios Bernardo acelera amigo, o quién sabe que pueda ocurrir con esa pobre chica!- gritó el enmascarado por encima del rugido del motor
BERNARDO:
- Sabes que aquí en San Juan de Capistrano, si paso por encima de las 25 millas, tengo a la caballería chupando rueda y esta noche no estamos para esgrimas Jesús.
ZORRO:
- Tienes razón, no sé lo que digo, ojalá Tornado no estuviese en pleno apareamiento con la yeguada, con mi caballo no hay tráfico que me agobie, ni distancias.
BERNARDO:
- Lo que yo sé, es que envidio a ese mestizo azabache y también te digo, que deberías sacarte la licencia de conducir y comprarte un coche, en lugar de levantarme de la cama para hacer de chófer, a las tres de la mañana, con un frío que corta el aliento.
ZORRO:
-Ann, no desperdiciaría un sms, si no fuese muy urgente lo sucedido, y más conociendo a Lolita y su control de gastos, algo grave debe haber ocurrido.
Y solo te quejas Bernardo, cuando en realidad, te gustan mis aventuras nocturnas y todavía más, pilotar tu Z, amigo, eres un Paul Newman del volante, por cierto, que en paz descanse.
BERNARDO:
- Siempre consigues que nos acompañe algún difunto, más que Zorro pareces Vampiro.
ZORRO:
- Sería buena compañía, aquel actor memorable en esta aventura.
Y no insistas, ni coche ni licencia necesito, ya sabes como pienso de tu motorizado mundo.
BERNARDO:
- ¡Qué cachondo eres, y que bien me utilizas!... mira Jesús mejor conduzco y no empecemos con zorrerías, que me mareas.

ESCENA II, En el apartamento de Lolita

Bernardo, el amigo de infancia de Jesús de la Vega, era el único en la hacienda que cursó estudios y placer por el trabajo, con el tiempo y a la muerte de Don Antonio, padre de El Zorro, había ganado y levantado con esfuerzo el holding "Haciendas de la Vega & cía" siendo una de las sociedades líderes en propiedades y bienes productivos en California, y gran importancia en USA con ramificaciones en todos los países latinos y China. A todo esto, Bernardo era el CEO, accionista mayoritario y casi único, porque Don Jesús de la Vega solo poseía una simbólica, única acción (regalada por su amigo), del millón emitidas y un apellido compartido con miles de hispanos y una vicepresidenta española.
A pesar de los ofrecimientos de Bernardo, Jesús de la Vega, vivía en una cueva bajo una colina cercana a Capistrano, todavía secreta para la "pasma" y hasta la C.I.A., pero compartida con unos cuantos "freegans"; si necesitaba llevar su traje de seda para lavarlo en seco, ni un dolar tenía, debiendo ir a una de las tintorerías de Bernardo en Los Ángeles o Capistrano beach, algo que casi nunca hacía, porque ya se encargaba de lavarlo todo a mano, siendo su receta para lavar la seda: remojo en leche desnatada, después jabón blanco en agua blanda y azucarada (por ganar el brillo) y acabar aclarando en abundante agua un pelín avinagrada para realzar el negro o los colores. (Sus compañeros de cueva se quejaban de los gastos que eso ocasionaba, pero luego debían reconocer admirados, el porte del brillante héroe)

Una vez consiguieron aparcar bajo el bloque de apartamentos, subieron a la primera planta abalconada donde vivían Ann y Lolita, siendo recibidos por la amiga, y llevados inmediatamente al cuarto de la chica, que yacía en cama, empapada en sudores y delirando.
Ann les informó que Lolita, había sufrido una segunda crisis de fiebre alta hacía dos días y fue al hospital del condado, allí le recetaron parecetamol y diagnosticaron gripe, con un tratamiento de reposo y caldo de pollo caliente. Al día siguiente se recuperó bastante y fue al trabajo, aunque débil, para de nuevo, esta madrugada aumentarle la fiebre hasta el desmayo.
El coste del hospital es alto y entre alquiler más otras compras en Rodeo, se encontraban agobiadas. Lolita se había negado a volver por una gripe a la clínica y menos, pagar por ello la factura diaria de una cama, algo solo para ricos o asegurados, imposible para una reportera principiante de un diario de tercera, subcontratada con una cláusula donde aceptaba hasta poner dinero, llegado el caso.
Después que Ann, les contase todo lo que a ella le parecía relevante, el Zorro le preguntó sobre los últimos viajes de Lolita y sus hábitos con respecto a drogas, mientras hablaban, comprobó que la temperatura de la desvanecida joven superaba los 40Cº, e inmediatamente tomo la iniciativa.

ZORRO:
- Deprisa Ann, ayúdeme a desvestirla y usted Bernardo llene la bañera de agua fría y busque hielos en la nevera
ANN:
- Senor Zorro, aquí no hay bañera, solo ducha, ¡lo siento!, tampoco el frigorífico tiene hielos y no hay nada congelado.
ZORRO:
- No importa- se dirigió en la mirada a Bernardo- Por favor baje a la estación de servicio más cercana a comprar unas cuantas bolsas de hielo, me las sube y luego regrese a mi cueva y recoja una caja de artesunato y jeringuillas del botiquín.

Ann, había terminado de desnudar a su compañera, algo fácil porque solo le cubría un camisón de felpa, el cuerpo de la chica brillaba por la fiebre, Lolita no era ni grande ni menuda, con rostro entre angelical y sátiro, un cuerpo proporcionado de piel muy clara, y cabellos negros, este efecto hacía resaltar su blancura mucho más por el contraste. Sus pechos eran grandes, pero increíblemente turgentes, de pezones oscuros, y aquella noche alunada, parecían islas volcánicas en un mar de leche, las aréolas playas de tostada arena bañadas por las olas, ondas crecidas por el replicado movimiento de sus senos, que temblaban ante el intenso respirar de la muchacha.
Sus brazos eran delicados miembros, sus manos perfectas y con dedos de artista. Sus caderas amplias y hermosas, inicio y anticipo de glúteos ovalados. Muslos femeninos, piernas y pies de porcelana. Su vientre plano, con sedoso e imperceptible vello, que colineaba por un monte de venus depilado y confluía en una llamativa vulva de labios rosados, carnosos y golosos.
Mientras, el señor Zorro se había desnudado, quedando solo con los boxers (claramente negros), y respetando el pañuelo de seda en su rostro. Alzó a la muchacha como pluma, pidiéndole a Ann que abriese la ducha en frío, después él, se dirigió hacia el baño, cargado con su desmayada periodista.

ZORRO:
Introduciéndose en la ducha con Lolita estrechada entre sus brazos, el Zorro exclamó -¡Maldita sea mi suerte Ann! ¿de dónde rayos les traen el agua? ¿de las Rocosas?, nunca había sentido el Zorro ducha más helada que esta. ¡Aghhhhhhhhh!- gritó, sin que por ello despertase la inconsciente joven.

ANN:
- Senor Zorro, siempre salió fría, incluso en verano. Lolita por ahorrar agua caliente se ducha en la redacción del periódico, como yo.

El cuerpo de Lolita en pesada inconsciencia, era estrechado con fuerza entre los brazos del (digámoslo) ridículo enmascarado. Solo evitaba la risa, en tan comprometida situación, el saber que la chica estaba muy enferma y sin conocimiento.
Un par de veces, con el agua tersando la epidermis húmeda, el cuerpo de la joven se le deslizó entre los brazos y debió sujetarla de las nalgas y levantarla para que no cayese, pidiéndole entonces a Ann que pasase los brazos de ella por detrás de su cuello y tirase, mientras él haciendo espacio entre la joven y su pecho, dejaba que el frío chorro refrescase entre ambos, los hirvientes cuerpos.
Así se representaba la forzada escena, cuando regreso Bernardo.

BERNARDO:
- Veo que no perdió el tiempo Zorro amigo- Bernardo sonreía cambiando delante de Ann la formula de cortesía y comiéndose el artículo.
ZORRO:
- ¿Consiguió lo que le pedí Bernardo?- este tono en respuesta, era asertivo y serio
BERNARDO:
- ¡Claro!, pasé por la cueva y tomé los medicamentos y el botiquín entero, por si acaso. Hielos también, aunque eso me costó más encontrarlo, debe ser por la crisis subprime.
ZORRO:
- Ann por favor, ayúdeme con Lolita, mientras Bernardo hierve un poco de agua
ANN:
- Sí señor, en lo que necesite, pero estoy muy preocupada porque Lolita todavía no da muestras de despertar- Ann tenía los ojos irritados por las lágrimas, y los miraba interrogante.
ZORRO:
- No se preocupe, en la ducha he visto que reaccionaba- decía esto, mientras con la joven en brazos como un bebé, se dirigía a la habitación. Él mismo, sin embargo, a pesar de la conmoción del momento, sentía una necesidad de liberarse, y su mente se encontraba más allá de lo que allí ocurría.

Ya en la cama, De la Vega, secó a la joven con la sábana, y cubriéndola con otra seca, puso en su tórax un par de bolsas de hielos, y después más sobre su cabeza y en un pañuelo, algunos cubitos para aplicar en su frente y rostro. Tomó la jeringuilla de la caja traída por Bernardo e inyectó la dosis adecuada de artesunato en la nalga de Lolita. Cuando terminó, fue a cambiarse y a la cocina, dejando a la compañera atender y aplicar hielo a la refrescada chica, por unos minutos.

En la cocina, El Zorro y Bernardo hablan,

BERNARDO:
- ¿Era necesario lo de la ducha? vale, no me mires así, supongo que sí... ¿crees entonces de verdad, que tiene malaria?
ZORRO:
- Sabiendo que hace unas semanas regresó de un reportaje en Zimbawbe, donde cruzó el Zambeze visitando Mozambique y Zambia, no puedo imaginar que sea otra cosa, a pesar de la profilaxis. ¿Bernardo, hablaste con el hospital?
BERNARDO:
- Sí, les informé del cuadro clínico que presentaba y de lo que le ibas a suministrar, me dijeron que no lo hiciésemos, que esperásemos a un especialista médico, pero todavía no parece que lleguen, y eso que son ambulancias de la red clínica del consorcio De la Vega. En cuanto a Lolita, espero que tu diagnosis sea acertada, y el tratamiento la mejore.
ZORRO:
- La verdad amigo yo también lo espero, no me lo perdonaría si fuese de otra forma. Por lo que sabemos, era la tercera recaída en la semana, quizás última y fatal sin la ducha helada y el artesunate, si es que realmente acerté y lo que tiene es malaria cerebral por cepa de falciparum, las inyecciones acabarán con el parásito.

Habían tenido que terminar de hervir el agua en cazo, el kettle estaba estropeado. Una vez preparada la infusión de artemisina china, fueron a la habitación de las chicas, donde Lolita, se agitaba como en sueños y parecía hablar delirante.

ANN:
- ¡Zorro, Zorro, te necesito, ven por favor, ven!- repetía Ann en voz alta los delirios de Lolita- y luego murmura cosas que no entiendo de una cueva profunda... ¿es normal, díganme, qué piensan? ¿se curará?- sin esperar respuesta, se acercó a su amiga y la besó por su rostro y boca con toda la ternura del mundo.
ZORRO:
- No se preocupe, lo importante es que no entre en coma, delirar es normal por su fiebre, que por cierto ya bajó. Y en muy pocos minutos, llegará una ambulancia y las llevarán a un hospital donde el Señor Bernardo se encargará de facilitarles cama y atención- le hablaba sosegado mientras le sonreía con mirada confiable- cuando usted observe que está más calmada, acerque la infusión a sus labios y que la beba toda, hay que hidratarla con mucho líquido.

Salieron al balcón los dos amigos, y Bernardo cerro la balconada, para evitar ser oídos por Ann desde dentro o Lolita si despertaba.

ESCENA III, En el balcón de Lolita

BERNARDO:
- Lolita está loca por ti, ¿ya lo sabías verdad?, hasta en sueños te llama.
ZORRO:
- Mira Bernardo, estoy enamorado, pensaba decírtelo en otro momento, pero no aguanto más y mi sangre está toda en mi cerebro y las palabras no paran de gritarme su nombre, sus versos me hablan de su alma y me volveré más delirante que Lolita si este amor no se calma.
BERNARDO:
- Pues vaya sufrimiento, lo siento Jesús no lo sabía, siendo la primera vez que la abrazabas, imagino que lo pasaste muy mal, teniéndola en la ducha tan íntimamente y en ese estado.
ZORRO:
- No has comprendido nada, de nada. No es Lolita a quien amo, y aunque Lolita me gusta, es deliciosa, inteligente y la quiero cada día más... no es ella...
BERNARDO:
Le miró, imaginándose lo que venía a continuación y antes que continuase hablando de la Vega, dijo él - ¿De la Red? ¡Te has vuelto loco! Tú, igual que yo, somos simples personajes y no más que eso. Pero en la red, hay personas que se muestran verdaderas, reales y no puedes confundirte con ellos, maldita sea De la Vega, estás loco, no eres un principiante, ni el Zorro un nick que enmascare un hombre.
ZORRO:
- Sabes que mi cueva, está llena de avisos por activa y por pasiva, que soy lo que soy, que no soy nadie, y así lo digo, sin engaños, todo publicado hasta mi más íntima palabra y sueño, nada oculto, todo letras sin más doble sentido que la metáfora y la libertad del poema libre, sin esposas ni cadenas, solo con mi máscara, métrica y rima, desenfundando espada letrada para sesgar el universo que me envuelve.
Más claro no puedo publicarlo, sin embargo, no es ella, aunque también la supongo confundida entre tanto personaje, ni siquiera sé, realmente si de verdad se siente tan atraída por mí, aunque lo intuyo, lo presiento en la cadencia de sus versos, de su verbo, sobre todo en sus silencios o en el margen de su espera.
Pero Bernardo amigo, ¡soy yo!, ¡es mío el problema!.
Mi verso no es nada sin pensarla, mi voz es muda si ella no me inspira, mi instinto es responderla a cada paso, me ahoga el tiempo que no la leo, me arrodilla la desesperada y dolorosa paciencia, hoy completamente destruida. Cada día busco un motivo para escribirla y para que la mano que me versa, no me lo prohíba.
BERNARDO:
- ¿Y qué piensas hacer? Tú bien sabes, cual será el fin tuyo, si insistes en tenerla. Pura tragedia nuestra y de todo este mundo que inventamos. Si te equivocas en esa fina cuerda floja por la que caminas, todo acaba, nada queda.
ZORRO:
- Me gusta imaginarme enamorado y lo recreo muchas veces y lo sabes, a veces tomando una mirada, otras el peso de una virtual caricia, las más, de dulces voces que me miman pidiendo mi regazo o mi sonrisa. Todo escrito claro. Pero nunca había perdido el corazón por unos versos, nunca mi rima encontró su cima en la cadencia de letra macerada en la respuesta. Jamás, hallé réplica adecuada a lo que insinuaban mis espacios, mis imágenes, mi lectura interna.
Y ella, lo hizo, y domesticó mi sueño, para yo pacer en el pensamiento constante de sus dorados campos, de su infinita ternura convertida en líneas de escritura, que me mecen en cada salto, que me estremecen en cada línea, que me alteran provocando solo amor en el latir de mis poemas.
BERNARDO:
- ¿Es solo verso, seguro de eso? ¿Nada has hablado, nada explicado en prosa?, no lo comprendo, quizás estás equivocado...confundido. El deseo de ser amado, también siendo un recreado personaje, puede ser intenso, casi real y podrías equivocarte entre tanta metáfora y figura poética.
ZORRO:
- De ella, nada aseguro, de mí, tan solo certifico mi locura por tenerla, en cada letra, en cada comentario, pues en todos los suyos me veo reflejado, en su silencio, nunca tan intenso tan directo, nunca un callar fue tan lujurioso de mensajes, todos escritos con mi secreto nombre, para mis ojos, o así lo creo.
BERNARDO:
- Ella sabe que te llamas Jesús de la Vega y Zorro. ¿Pero pensaste acaso, que si fuese verdad el amor de ella, lo sería no de ti, sino de la mano que te escribe? En el fondo eres solo un antifaz, bien lavado, pero ilusoria careta tejida de líneas y emociones.
ZORRO:
- No quiero más enemigos que tu amistad, con tu mano cruel es suficiente. ¿Cómo de él? ¡Bernardo, maldita sea!, es solo mi verso el que ha lamido, solo mi pensar como hombre enmascarado, de él nada ella sabe, él nunca ha existido en mi cueva. Solo puede imaginarle a través mío, y tú bien sabes Bernardo, que somos noche y día, y que si él nunca aparece, es porque su vida es otra, ajena, lejana, fría. ¡Maldito él, que me controla!, pero no soy suyo, soy de ella.
BERNARDO:
- Pero lo sé yo, no lo sabe quien dices que quizás te ama.
ZORRO:
- No la banalices, ella es mujer y no solo mujer en el único sentido sexual de la palabra, es mujer y ambas caras de una única hoja, que puede llegar a ser fuerte, aguerrida, luchadora.
Nos conocemos hace meses y leyendo sus escritos hasta el alba de su fantástica bitácora, encuentras una señora como un gigante, que no hunde su casco en locas fantasías, solo en mares de deseos, porque todos los que aparecen los goza intensamente, pero para vivir, Bernardo ¡para vivir!.
Y a pesar de ello, es bien consciente del fugaz embate de este mundo. Sus versos pueden ser terciopelos y ambrosías, o cuchilla letal que todo abre. No es banal ni desconoce el suelo. No está forjada por escaleras tendidas, sino se construyó a peldaños de amargura y a fuerza de cariños. Bernardo ella sabe, que el que escribe es otro mundo remoto e inasible, por eso, no digas disparates, me quiere a mí, su Zorro.
BERNARDO:
- Pero ninguna mujer real se enamora en este telemundo, de un Zorro sin humano que le respalde y no por ser tú, ni aunque fueses el mismísimo Romeo creado por el maestro Shakespeare, eso podría darse.
ZORRO:
- Creía que estabas empezando a escribir tu propio blog Bernardo- ¿dónde dejaste tu poesía, tu fantasía?... y no me mires así incrédulo, irritado. ¿Cómo puedes estar tan convencido en definir donde están los límites, sin apenas conocerlos?¿acaso alguien los conoce?
BERNARDO:
- No te reconozco Jesús, no sigas en ello, puedes hacernos daño y ella debiera asumir, si es tan genial como dices, el riesgo que escribirte tiene.
ZORRO:
¿Cómo evitar cuando el vacío te embarga, no caer en los brazos de un reflejo que te llena de palabras, a pesar de la locura que eso implica?...
¿Cómo resistir las tinieblas de la vida, si escuchas voces inaudibles, llenas de luz que te saludan atravesando la pantalla?...
¿Cómo tejer las palabras del amor sin dolerse en cada nudo en la garganta o sin ser penetrado como aguja en cada rima?...
¿Es posible ser insensible a un grito, no reaccionar a un llanto aunque esté escrito?...
¿Estamos preparados para abrir la pantalla, a un mundo infinito de pasiones e ilusiones en emocionadas letras, sin abrir nuestra alma?...
¿Sirve nuestra táctil vida entre los cuerpos, para resistir un verso?
¿Pero? ¿y cien versos o mil versos, se resisten?...
¿Y cómo evitar dañarla?, y ¿cómo ser yo para gozarla, sin crear con ello falsas ilusiones?
¿Y cómo no buscar más y quedarse solo en eso...hermosos versos?
¿Y cómo apagarlo todo, cuando ya no puedo ni moverme sin su brillo?...

Desde el balcón, se observa aproximarse un resplandor intermitente, de pie todavía permanecen los dos amigos hipnotizados por las luces, y gana en volumen el canto de sirenas de la ambulancia que se acerca.
En unos segundos llegarán los sanitarios que trasladarán a Lolita al hospital, que ahora duerme plácidamente y con pocas décimas de fiebre.
El Zorro se descuelga ágil, dejando a Bernardo encargarse del traslado.
Para él en cambio, la cura no es posible por ahora. Regresará a la cueva caminando, enamorado y pensativo. Sabiendo que se hundirá parte del teatro, si baja hacia los palcos, para hacerla a ella, protagonista de su obra.
FIN DEL PRIMER ACTO

EN CARTELERA HASTA LA VENTA DE ENTRADAS

Continúa Acto segundo



Safe Creative #0904203096542

28 esgrimieron la palabra +-----:

Gizela dijo...

Don De La Vega
Ya compré las entradas para toda la temporada.
Escribirle algo, intento, pero no encuentro palabras.
¡El prologo?
poesía pura y dura, de amor por desvelarse.
¡Las escenas?
¡GENIAL!, ¡GENIAL! ¡GENIAL!¡GENIAL!
El Zorro, por fin domesticado y enamorado y su fiel amigo Bernardo, que hasta ahora no habíamos visto en esta cueva.
La ubicación geográfica,la historia del holdin, las recetas para lavar ropa, para bajar la fiebre, la dosis de humor...no sigo, ya que me prometí, no seguir siendo larga en mis comentarios ajajajaja
No soy experta en literatura , ni en nada, pero he leído un poquito, he ido al teatro otro tanto, y sólo le puedo decir, que no sentí ni el más mínimo desperdicio.
La primera vez que lo leí, fue esta madrugada, tenía sueño,bastante, déjeme decirle, y al comenzar a leer, fue como si Bernardo me hubiese inyectado en las venas una dosis de cafeína.
Ni un bostezo, lo leí, dos veces y tuve que auto aplicarme una dosis de responsabilidad, para no hacerlo una tercera vez, de lo contrario, el sol, me encontraría aquí, muerta de suspiros, de ver un Zorro domesticado por el amor,y ubicado, en la realidad.
Ademas, no es bueno amanecer con la envidia jajajaja y tengo que reconocer, que debo recordar, que le tengo mucho cariño, para no sucumbir,ante ese egoísta sentimiento.jajajaja

Usted, Don De La Vega es un ESCRITOR,que gracias a Dios, tiene un blog, que permite deleitarme, de su genialidad y bellísima poesía sin salir de casas, y a cualquier hora.
¡FELICITACIONES!
Me despido, Don De La Vega, con un afectuoso abrazo, no le dejo nada a sus pies, ni zetas, ni alfombras rojas, porque usted ya no camina, usted vuela, como sus lindos versos, como el corazón enamorado del Zorro.
( ya reserve primera fila, para la segunda entrega)
Gizz

Silvia dijo...

Fuego bajo la piel
deseos insatisfechos
palabras susurradas
en letras retorcidas

Pensamientos perdidos
y solo oscuridad
la que golpea
en los silencios

Bajo la máscara
unos ojos
que lloran...
versos

¿Quién dijo miedo?
cuando el miedo a amar
es estar muerto...

Díselo, quizás, se pierda entre la prosa y no sepa que son para ella, tus versos, valor y al toro, como dicen los toreros, que por brava que sea, cualquier mujer se derretiría con este texto.

Que bellas son tus palabras y tus sentimientos, creo que me quedaré a vivir en tus versos, en un rincón de tu cueva, de vez en cuando me descolgaré a tu balcón a robarte una rosa.

No sé si soy yo la que escribe, releyéndome, o es la bruja o la vampira, tampoco sé, si soy coherente, aquí me pierdo, qué papel queda en tu obra para una bruja?

Me debes un baile... ;)

Besos brujos, mi Z+..., como siempre encantada y hoy más

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No sabe usted el placer que causa leer en la blogosfera un texto así, que ama las palabras, juega con ironía y selecciona al lector porque quiere que pase de la décima línea.
Y cómo gusta llegar al final y ver a este Zorro descolgándose del balcón, reflexivo y enamorado.
Saludos.

Dinora dijo...

Hola, Sr. de la Vega, es todo un placer leerle y también verle por mi balcón de nuevo iluminado, su post conlleva el gusto de hacerle varias visitas, porque una sola no basta para captar toda la esencia de su obra, la cual por cierto espero ver pronto en escena, así que váyame reservando un balcón

SaludoZ+ ~_^

Lina Masaki dijo...

Síiii el Zorro domesticado!
Muy, pero MUY interesante la propuesta. Ya quiero verla en escena. ¿Puedo postular para Lolita?
Jajajaja.
Besos.

DianNa_ dijo...

Señor De la Vega, Dianna y la bruja habitan en la nubes de donde no quieren ser llevadas, sienten vértigo y ni siquiera miran el suelo, de vez en cuando y con un tirón de pelos, las traigo al plano de los vivos, pero se resisten las joías, es una lucha sin cuartel.

Estar muerto o estar vivo/a es cuestión del momento, yo, a veces me siento, no sólo fría, si no helada, puro hielo en roca tallada, lo que pasa que el higadillo puede más y acaba derritiendo tanto frío y revivo, no ves que a días echo fuego??!!

Permitido o no, a mi me da lo mismo, suelo trasgredir la normas, por amar no quitan puntos, aunque quizás con el desamor te lleves algunos, pero de los de sutura :P

Yo que sé, todo esto es un lío, como me líe igual con los pasos, acabamos los dos hechos un nudo jajaaja esto de tanta empatía me tiene a mi muy preocupada sr. de la Vega y siento mucha curiosidad por saber el ritmo que me piensas marcar :)

Besos, mi Z+... del personaje o la persona, ud. elije, como siempre, encantada...

Silvia

beatriz dijo...

Lo primero que pense fue: "ala vaya parrafada..¡osu! que cosa mas larga...". DEspues me he puesto a leer y me he quedado toda enganchada y al terminar pense 2¿ya esta? ¿no hay mas?" Me muero por ver como sige ...(Por cieto ...creo que es el relato más erótico que le he conocino :P)

Señor De la Vega dijo...

Gizela, esta corrala del teatro del mundo donde compró las entradas, a el paso de crisis que vamos, se convertirá en corralito. (Ya lo dijo un sabio de la Pompa: "los argentinos van varios pasos por delante de todos, hasta de ellos").
Robé su sueño y estoy en deuda, ya que el dormir, para mí, es bien sagrado, tanto como el despertar.
El segundo acto está en borrador, a espera de ser revisado, y el tercer acto entre mi corazón y mi cabeza, a punto de ser escrito.
Gracias y besos señora, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Silvia, ¡¿Qué decirle?!
Un bellísimo poema, que encaja como anillo al dedo, en la tormentosa experiencia que vive el Zorro en la obra.
Pero aunque sea pieza teatral que se está escribiendo de corrido, ya está escrita, y lo dicho, dicho queda y lo no dicho, se lo llevó un soplo de apatía.
Un verso aunque fuese, (que no lo son los míos), el más bello del mundo, es solo un verso y derrite solo a otro verso. (o eso creo)
A mí me parece, que quien escribió su comentario, no fue bruja ni vampiresa, sino hada.
La bruja necesitaría de una obra entera, pero en nuestra tradición literaria, por desgracia, acaban casi siempre chamuscadas. Así que casi mejor, bailemos.
Un besos hechizados, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Pedro Ojeda Escudero, placer es leer sus líneas, y por lo que leo en sus comentarios, usted es excelso motivador del comentado y nunca se permite una crítica severa. Tampoco un halago sin tener donde agarrarse.
Y por ello, me siento con el suyo muy honrado.
Saludos señor, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Dinora, jajajaja usted es simpatiquísima, "conlleva el gusto de hacerle varias visitas" me dice, para decir que es demasiado largo. ¡Me encanta el eufemismo!, lo utilizaré si me permite en mi futuro.
Y claro, en esta corrala, nada de butacas, todos y sobre todo todas, balcones. (Ya lo tengo en cuenta)
Saludos mi señora, Suyo Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Lina Masaki, mí señora 'Lolita', ayer cuando leí su atrevido mensaje, jajaja. Me provoco sonrisa y felicidad.
Lo primero porque es usted cachonda.
Lo segundo, porque si alguna vez hubiese imaginado la perfecta reencarnación de Lolita en la blogosfera que conozco, en usted habría pensado.
Periodista, escritora deliciosa e inspirada Poeta. Y de su físico no hablo, parece que en la obra, el suyo describiera jajajajj
Pero existe una razón más por la cual, ya está su nombre escrito en cartelera en el Segundo Acto, y es porque después de hoy leerla...allí en su Luna, asustado estaría sino lo hiciera, jajjaja
tiene usted de todo para ser mi Lolita, hasta 'boleras' boleadoras.
Esperemos que se guste, en las próximas entregas.
Suyo,Z+-----

Señor De la Vega dijo...

DianNa, dichosa usted que revive a su Bruja y a Dianna, y entiendo que prefieran allí arriba.
Por lo segundo, yo siempre la he visto acalorada, pero supuse que no era cuestión de vida, sino que llegaba recién de los avernos y sino no lo cambia el Papa Ratzinger, allí el fuego domina.
Usted es transgresora, no lo dudo, y también desborda empatía por todos, y solo basta pasarse por su balcón maravilloso y ver como es de todos reclamada con sincera gula de tenerla y son cientos.
El Zorro entre otras virtudes, es ducho bailarín, ¿o no le viste?;-)
Y a nadie pisaría, aunque me cueste un nudo (en la garganta)
Y siempre responde el personaje, aquí es lo que tengo, pero con él, la beso mi hechicera señora, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

beatriz, conociéndola en su vena crítica como bien la conozco, me llena de orgullo su lectura.
Pero supongo que no será tan benevolente en el segundo acto, que sobrepasará con mucho la paciencia de cualquier bicho viviente. Jajajajj
Yo diría, que con esta nueva faceta, de burdo dramaturgo, acabo con cualquier expectativa de ser de la blogosfera el más leído y comentado, jajajajjajajajaja
Gracias, solo con los dedos de una mano, hay lectoras que me hayan visto evolucionar en mi escritura como usted. Ha leído casi todo, desde la primera entrada y mucho ha comentado... Pero muy hábilmente, ha saltado al menos un par o más, de relatos que por su hechura podrían ser considerados eróticos.
Bromeo, porque sabemos que las clasificaciones son subjetivas a la lectura de cada uno, lo explícito muchas veces nos inhibe y nunca pensé en un poema con el fin excitar al que lo mire, sino con la necesidad de expresar un sentir, sin que me asuste forma, estética, superficie o fondo.
Pero usted, ya sé que lo imagina.
Mire, aquí puede hallar los pasadizos que le llevarán a mi lado, en la sábana mojada, pero de lágrimas:
Erecto, Vuerso sexto o Azabache.
Suyo quedo, Z+-----

UMA dijo...

Mi Señor, nublada la vista escribo estas lìneas despuès de un largo llanto que me bordeò la boca...
Expresa sus emociones y mi corazòn exulta.

Señor Zorro...he variado por su obra y hasta he sentido celos por la mirada rigurosa, atenta y minuciosa que ha hecho sobre el cuerpo de Lolita, 'ella tan pulposa y yo tan magra', me decìa, el Señor Zorro nunca me prestarìa atenciòn...

Presuroso corriò hacia la voz que lo reclamaba asì como lùcido discurre en las palabras que le ofrecen como al màs bello àrbol de aquel huerto, arrobamiento serìa la palabra que asemeja el aroma que dejan sus letras en mi pecho inflamado, amartelado.
Prendada estoy con su honda dulzura, tengo mariposas en los labios que aletean a la orilla de un sueño.

Sèpalo: me ha embriagado.
Suya, Señor Zorro.

beatriz dijo...

Pues siento habermelos perdido, pero ya he recuperado el tiempo y los he leido...Sin duda, el primero, gana por ser el mas explicito :P Además de artista, tiene que tener usted algo de exhibicionista, ¿no se siente despues de eso, demasiado desnudo y expuesto?

Un saludo señor zorro, ya este con el traje puesto o solo con el somprero...

PIER BIONNIVELLS dijo...

Jo! me gusta mucho este texto, tan especial..si.. que bueno es leerte se siente bien.
abrazos.

Tesa dijo...

Querido zorro acabo de descubrir su lado más tierno. Encuentro que el amor lo hace vulnerable y más atractivo si cabe.

Deliciosa la escena de la ducha y la descripción de Lola desnuda antes sus ojos. Pero intuía que no era ella con la que sueña, porque no habría podido entrar en detalles sobre sus pechos sin que se desbocase su corazón al verla inerme y desvalida.

Entiendo sus ensoñaciones, porque lo que importa es la intensidad con la que usted ama. Imaginar que ella escribe para vos, que sus versos, sus silencios, sus llantos, sus ironías son sólo para vos…

Declararle su amor o no, señor de la Vega, debe asumir el riesgo de tenerla, perderla o dejar de soñar.

Usted es romántico, pendenciero, y el roce de la seda sobre su cuerpo lo dota de mayor sensibilidad a “flor de piel”. Pero me inquieta, ¿si no hay un hombre detrás del zorro, qué hay?

Gracias por la receta para lavar la seda, tengo unos cuantos pañuelos de esos largos que no merecen el maltrato que les doy.

Su amigo Bernardo también me gusta, pero le prefiero a usted. Adoro a los caballos y a los caballeros.

Un beso, señor zorro enamorado. Espero con impaciencia y curiosidad el sigueinte acto.

DianNa_ dijo...

Hola, Z+..., llevo unos días "mirándote" y sin decir nada, lo suelo hacer, ya lo sabes.

Creo que estoy mutando, almaceno información, luego la proceso, sin fin alguno, supongo, mi mente funciona así y bueno, hay cosas que me despistan.

Hace dos nadas, eras salvaje e indomable cual corzo del monte (zorro), luego te declaras domado (yo voy y no me lo creo) y enamorado y de repente, apático.

Mi cabeza empieza a darle vueltas (por lo de la empatía :) y me pregunto que será lo que ha causado esta desgana y lo que se está perdiendo la dama en cuestión por no haber sabido estar a la altura.

Ya me callo, vale, pero es que la apatía en el amor, me suena a desamor y ha sido demasiado rápido, quizás fue todo una "ilusión", te has desengañado ? no merece la pena más esfuerzo o yo lo he entendido mal?

Dios y yo me iba a callar pssss

Esperaré la segunda parte de tu escrito, siento mucha curiosidad por saber como sigue.

Ah, dejé un comentario donde el baile, pero no sé si se ha perdido, lo hice yo mal, o no sé... el segundo video no me dejaba verlo, el primero, te decía, bailas genial :))

Qué es eso de bruja chamuscada? la inquisición se fue ya a hacer puñetas y el único fuego que me quema a mi, va por dentro jajaajaja

Besos sin chamusquina, mi Z+... y siempre, encantada...

Señor De la Vega dijo...

UMA, si quiere enamorarme doblemente, se lo advierto, ¡ni lo intente!, sería demasiado, aún para este héroe atolondrado.
¡¿Si supiese cuando adoro yo la fruta?!, no habría traído el adjetivo de pulposa, pues ahora a Lolita la imagino, convertida en Papaya aquí, o allí Lechosa, y el efecto es viagra intravenosa.
¿Debería importar al Zorro el físico de Uma? ¿Acaso usted le dio importancia al mío, siendo yo seda y palabra misteriosa?
¿Es de mis músculos o rostro de lo que se ha embriagado Uma?
Suyo siempre, mi magra primorosa, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Beatriz, gracias por hacer unos deberes de lectura erótica, casi a la fuerza, jajajajjjj.
Desperté erecto, sin duda tiene su aquel. ¡Pero si yo le contara! no sé que pensaría, después...
Su pregunta, es interesante, y le contestaré como lo que soy, El Zorro es enmascarado, porque eso le permite aparecer desnudo, expuesto, radiografiado constantemente, tanto que un día esa radiación pasará factura (espero que tarde).
No hay palabra que el Zorro escriba, que no sea pública en mi cueva, es parte de los principios que lo sostienen.
Y le puedo asegurar, que algunas que hablan de sentimientos, son más difíciles de pronunciar que pollas o que penes. Me desperté erecto, habla de sentimientos, enmascarados en un sueño erótico en una inconclusa masturbación, y tanta vergüenza produce a veces hablar de la soledad, cuando se tiene, que los vestí de largo orgasmo, secundado por el vicio de los mejores vicios.
Gracias mi señora Beatriz, suyo quedo, solo con látigo, espada, pistola, capa y sombrero.
Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Pier Bionnivells, a mí me encantan sus textos, sus historias con inesperados o esperados desenlaces.
Abrazos señora, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Tesa, espejo soy señora, la terneza, ternura me provoca, y la injusticia, dureza contra algunos. Por tanto, hablando de amor, no puedo ser de piedra.
Jajaja, me alegro que le guste la visual escena, somos los hombres muy previsibles señora, jajajjaj, seguro que lo sabe... Pero yo, le juraré que ahora, leyéndola y releyéndola, me parece el más naif sueño de un infante, con tanta leche allí flotante; momento por cierto casi único, aquel de la lactancia donde el 100% de ustedes disponen de esa natural turgencia que describe el Zorro, ¿estará en cinta Lolita? jajaja ¡Yo no lo hice, se lo juro!
No le desvelaré la trama que sigue, así, que no puedo comentar lo que menciona, con detalle.
En cuanto a su pregunta, no es de trama, sino esencia de esta cueva, no olvide la interrogación que el vídeo a pie de página reclama. Y el Zorro dice: "La máscara es tu pregunta y mi respuesta".
Si alguien se la quita al Zorro, el blog se cierra.
Pruebe señora la receta de lavado, que funcionar funciona. Recuerde, leche desnatada, no se engrase, y no mucho vinagre o en lugar de resaltar el color, lo pierde.
Los actos ya escritos están, hace días, pero esperan correcciones...como no soy escritor, ya lo quisiera... pierdo diez veces más tiempo en revisarlos que en trazarlos y eso en textos largos te marea. Así que ando mareado más que enamorado.
Suyo queda, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

DianNa, ya la conozco un poco, no se crea y sé que lo hace, también la vigilo sigiloso, soy siempre zorro.
¿A ver si se está convirtiendo en esa acción mutante, de bruja escobera a biónica hechicera?, porque "procesar y almacenar información", es forma de hablar de un robot o programador currante, jajajj, pobres todos...
Como a Tesa le respondo, no puedo hablar de trama, deberá esperar un poco y luego leer demasiado y lo siento créame, que lo sentiré por todos los que lean mis letras, pues se aburrirán o acaban locos.
Llevo un rato contestando sus comentarios, en grutas de mi cueva y sabe que atento los respondo... y encantado por supuesto.
Esos vídeos, son pegados del Yotubiera, por eso puede que alguno no funcione, el segundo es de Banderas que baila con Caterina Zeta. (Burdos imitadores de mi estela aunque sin mi físico o mi gracia, así que no valen la pena)
Vaya, yo que me la imaginaba en la pira maldiciendo, y en realidad tiene síndrome de ardores...Pues acabaré con consulta después de este teatro, me parece y seré entonces copia de House y no de Zorro. Veamos en detalle mi diagnosis con recetas:
Mire un Omeprazol cuando sienta la dispepsia que le ataque, y basta.
Si el fuego interno es traducción del síndrome Burn-out, es peor la cosa, pero no ha de preocuparse, pues justo eso lo genera, sumado a impotencia de llevar a cabo todo lo que se quiere; la clave es no frustrarse y tocar la tierra, pisarla sentir cada simple y vulgar grano de arena en nuestras plantas y plantarse o decir basta.
Si el fuego es puro y hormonal celo de hembra, no hay receta médica que calme su foguera. Y el Zorro le aseguro no le baste, para apagarla, pues apagar el deseo con solo llamas, es tirar al fuego seca leña. Y fuera de mis lindes, yo más que aconsejada, la veo de consejera.
Gracias mi señora bruja mala, por no morderse la empatía y ser sincera. Besos extintores, Suyo Z+-----

DianNa_ dijo...

No, Z+..., no me refería a ese tipo de ardores , ni fuegos, para nada, yo, hacía referencia a la "pasión" en mis letras, lease, mala leche, coraje, cabreos, enfados o cariño que también puede expresarse ardientemente, pero no queman, ni chamuscan.

Los demás fuegos están controlados, tengo un extintor al lado :) y necesito algo más que letras... lo de Burn- out, lo estudiaré más a fondo, no sé de qué me hablas.

Besos, sr. Z+... y encantada :)

Señor De la Vega dijo...

DianNa_ jajaja, claro tiene razón, metafóricamente muchas más cosas pueden ser fuego; y entonces me quito la bata blanca de doctor entre algodones , y vuelvo a la escritura con mi negro en seda y disfraz de bandolero.
El fuego en las letras, y no bancarias que están que arden, sino en poesía, al menos que yo sepa, no es problema, sino los gajes de este arte, es dicho que inspirado el poeta, todo arde. Ejemplo de Nerón con una lira.
Hay fuegos abrasadores surgidos de las letras que destruyen sueños, fuegos que derriten corazones o fuegos fatuos donde la esperanza evanescente se ilumina y muere.
Tenemos cabellos color de fuego, que consumen, fuegos de coraje por la impotencia al expresarme, fuegos de mirada roja por la ira o artificiales fuegos, cuando la felicidad culmina en puro arte.
Besos siempre mi señora, le deseo los mejores y apalabrados fuegos. Z+-----

UMA dijo...

Usted embriaga con màgica dulzura, aunque no voy a mentirle que intento sacarle el antifaz que va llevando mientras deja deslizar su pluma amablemente.

Lo de los celos de Lolita es nomàs la vanidad de la rosa, que se creìa ùnica hasta la sorpresa del Petir Prince:), y lo que le agrego para terminar es esa maravillosa frase tan vilipendiada: "lo esencial es invisible a los ojos"
Un beso esgrimido como pètalos.
Suya Señor Zorro, Uma

Señor De la Vega dijo...

UMA, vaya mi señora veo este comentario suyo del 10 y hoy es 1 de Noviembre.
Cuando lo leí por primera vez, no supe responderlo, hoy la verdad tampoco.
Sabe de mi amor, que no fue nunca oculto, porque me emborraché de UMA gratamente, y mi pregunta es...
¿Si no sirve el amor para descubrir un disfraz, sirve la muerte?
Lo esencial, no lo esconde ningún disfraz, eso es seguro.
¿Qué esconderá entonces mi máscara?
Domesticado a su corazón por siempre, su fiel amado, Z+-----