"...tengo una alfombra de jornadas y el tiempo hecho pelusa, de tanto enredarse en esa sensación pegajosa de la nada."
Comentario poemado de Noviembre 2008, escrito por J. de la Vega Z+-----[Poemas bajo tu balcón]


Aquí esgrime el Zorro+-----[SoneZtosII]+[PoetiZandoFeisbuk]+[LaSima de los Vuersos]+[DiarioÐLolita]+[Balcones]+[ZVisión+-]+[MemoriasLiteratura]+[Ilusiones]

*

Ostracismo

-He sido condenado al destierro en islas de silencio-

No conozco el tiempo, ¿diez días, diez semanas, diez años, cientos?, para mí, diez segundos forzado a callar es infinita tortura, porque amordazar la voz o dejar que el grito clame en el desierto es como negar aire a quien vive del aliento.

El que me escribe fue el juez instigador de la condena, cansado dice, de mis modos y mis formas. Me acusa de tirano vanidoso, de ácido vertido, que todo a su rededor arruina, de insano vicio compulsivo entre sus manos, de negra sombra que ocupa los espacios de los otros. Y me odia por ser yo y nunca su reflejo. Por no ser él quien rasga las palabras. Por haber nacido libre mi espíritu y con ello huérfano de servil apocamiento.

El voto fue secreto y solo votaba él, después de hacerlo una primera, volvió a votar y lo hizo una más a la tercera. El recuento de votos fue rápido y en los tres, solo mi nombre repetía.

Mi castigo, Ostracismo.

Fui odiado y así entregado por ajenos,
al silencio condenado por mis manos,
en mi haber la nada, al ser yo igual a menos,
en mi debe, el sentir mal de los humanos.

No importa soledad, si por mí querida
pero nunca que me impongan soportarla,
pues ninguna mazmorra frenará mi huida
ni islas con presidio lograrán callarla.

Al golpear en mis sienes los decires
mientras el verbo se aleja de la roca
en mis ojos noto que los tuyos gires

pues ignora el callar todo lo que toca.
Será mi venganza ausencia que tu mires
si Montecristo el demonio que me invoca.

Temor de mi yo, pues solo en mí revives.
Silencio, ¡juro no sellarás mi boca!

J. de la Vega Z+-----


Safe Creative #1005216358760

13 esgrimieron la palabra +-----:

elisa...lichazul dijo...

ay de la Vega
el ostracismo es un mal endémico de nuestros tiempos, cada vez son más los contagiados a vivir de prestados en un mundo automatizado
y no hay entendimientos que lleven a puertos mansos

hay que buscar y luchar siempre porque esto no se propague

un besito de luz
que tenga un precioso fin de semana

sus versos traspasan las corazas del individualismo y se adentran en uno como saetas de fuego

Merche Pallarés dijo...

Mi querido jovenzuelo, cómo siempre no logro entenderle a la primera pero lo que sí sé es que me han encantado estas dos sentencias: "Por no ser él quien rasga las palabras. Por haber nacido libre mi espíritu y con ello huerfano de servil apocamiento". "Temor de mi yo, pues solo en mi revives. Silencio, ¡juro no sellará mi boca!". Me han apasionado estas frases y despues de su respuesta y resto de comentarios, estoy segura que entenderé su post un tanto ostracizado para mis humildes entendederas... A sus pies, M.

Cornelivs dijo...

Comprendido perfectamente.

Que no nos calle...ni Dios.

Un abrazo.

Julio dijo...

Nuestra voz es lo único que es nuestro.
Un abrazo

Silvia_D dijo...

Querido ostra, tus palabras son perlas y yo visto de collares ;)
Besos a todos los tú, Zorrito.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Lo malo de una votación así es que condena también al ostracismo a los lectores...
Saludos, querido Sr. de la Vega.

IndeLeble dijo...

Hermosos versos , me han encantado como siempre , como escribis tan bello !
Un beso Jesús , Ali.

Agostina dijo...

No poder liberar la voz es uno de los peores castigos... y tener que callar con una soledad obligada es muchísimo peor.

Merche Pallarés dijo...

A ver, mi querido SEÑOR DE LA VEGA ¿cómo es que no ha aparecido por su blog durante estos dias? No estará en la cárcel ¡¿no?! Es que entre sus posts "Fracaso" y éste "Ostracismo" una ya no sabe lo qué pensar... Ay, señor, señor... A sus pies como siempre, M.

Perlita dijo...

¿Usted castigado al silencio? ¡Es sí que es una condena dura! Además..¿qué haremos los que le seguimos? Ya tuvo usted suerte con poder hablar en ese juicio, no sé si real o ficticio hijo de su imaginación, pero si le dejaron defenderse aunque el juez fuera de los de ahora (no todos) algo bueno tuvo.
Me encanta su zorresa a la que alude en su anterior entrada. Muy buena será en todos los sentidos cuando es digna de su admiración y más si es sabia tal y como quiero entender: la sabiduría de estos tiempos. Piadosa y sabia, buena combinacióon.
Le sigo, aunque algunos nos vamos relajando en las entradas de blog...¡Cosa de otras actividades! Por cierto: precioso soneto.
Hasta otra, señor De la Vega.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¿No se habrá quedado afónico, querido Sr. de la Vega?
Quizá nuestra monja sabrá salvarlo.
Saludos.

elisa...lichazul dijo...

de la vega

dejó la lleve puesta por fuera??
y de seguro ha pasao alguien y le dejó encerrado es por ello que no lo hemos visto dando sus saltos por los tejados y balcones
tendrá que salir a lo houdini:=))

besitos de luz

Merche Pallarés dijo...

¿¿Dónde está mi querido Sr. de la Vega?? Hace tiempo que está desaparecido y no me gusta nada, nada,nada. Espero saber de vuesa merced PRONTO. A sus pies, M.