"...tengo una alfombra de jornadas y el tiempo hecho pelusa, de tanto enredarse en esa sensación pegajosa de la nada."
Comentario poemado de Noviembre 2008, escrito por J. de la Vega Z+-----[Poemas bajo tu balcón]


Aquí esgrime el Zorro+-----[SoneZtosII]+[PoetiZandoFeisbuk]+[LaSima de los Vuersos]+[DiarioÐLolita]+[Balcones]+[ZVisión+-]+[MemoriasLiteratura]+[Ilusiones]

*

Hace solo 7 décadas, maté en 6 años 60 millones.

Esta madrugada, cabalgando por un camino sin nombre, me crucé con un jinete ebrio, le pregunté si necesitaba ayuda y me respondió que no la mía.
Cayó entonces del caballo y al verlo allí malherido, decidí parar para ver quién era y qué ocurría.

-
¿Se puede saber que le sucede, que niega usted la mano que le ayuda?- le dije acercándome al jinete

-
No le necesito- repitió- estoy regresando de una fiesta, donde celebré el día que comenzó una de mis mayores glorias. Día 1 de Septiembre de 1939, inicio de una guerra en Polonia y también de mis triunfos.

-
¿Quién es usted?- pregunté imaginando una macabra historia.

-
Un enviado apocalíptico, ¡el Jinete de la Guerra! ¡Ja jaa jaja!- acto seguido paró la carcajada sin ritmo, al notar que aquello fue un desliz debido al vino y mala suerte.

- Saqué mi espada por instinto y con la hoja afilada y sin pensarlo la enfilé a su pecho -
¡prepárate a morir maldito!- le dije airadamente sin valorar la talla del monstruo que yacía en el suelo con gesto de bendito.

-
¡Tranquilo Zorro! -conocía mi nombre, como el de todos los guerreros- si me matas no conseguirías respuestas, yo ya no pinto nada en el Apocalipsis nuevo que se cierne ahora en tu camino, para que lo sepas, me han dejado en el paro y sin prestaciones. Por eso mi embriaguez, debilidad y exceso de emociones. Me volví un fracaso como tantos millones.

-
Sé que mientes- le dije- rebosamos de guerras en el mundo, estoy siempre actualizando una lista que las recuerda.

-
Ya, ya, eso te crees, pero no, no andas en lo cierto, y si de mis excusas dudas, escucha las razones de mi despido y después me matas si crees que te he mentido.

- ¡Habla, asesino! mi paciencia no durará siempre y habiéndote dado de baja en los inmortales beneficios de tu infernal seguro, pareces menos duro y ya te ronda la muerte.

-
El nuevo jefe del Departamento Apocalipsis, es un licenciado en estadística, fue contratado para reducir plantilla, ya sabes, respuestas empresariales a la crisis, uno que contratan a cambio de muchos que liquidan.

-
No te creo, ve al grano, si te echaron, en algo quizás te lo mereces, igual que tu castigo a mi mano.

-
Procesó este gerente, en un ordenador de bolsillo, un programa para evaluar muchos datos mundiales, y a pesar que los resultados eran magníficos, (mejor que nunca) para los otros Jinetes: Muerte y Hambre, determinó que lo que se dice Guerra, GUERRA según él, no se podía considerar a ninguna de las actuales luchas armadas que asolan la tierra.

-
¿Por qué te dijo eso? ¿está fumado y algo se mete? ¿o se ha licenciado con el nuevo Grado que Bolonia nos promete?

-
Tan solo mediocre y estadístico, Señor Zorro, un pragmático burócrata. Y me parece que el Apocalipsis para vosotros humanos será mucho peor de lo descrito, si el futuro se queda en manos de esos tipos.

-
No me creo que tú, trabajando miles de años en tu oficio de tejedor de guerras, no le plantases argumentos sólidos para defender los cientos de conflictos con los que has dejado hoy el mundo en el retrete.

-
¡Cierto! no me imagines estúpido, genocida compulsivo sí, pero no imbécil.
Le di una buena relación de todos los conflictos y guerras que mantengo en vilo y cada día matando yo prodigo.

Algunas memorables creadas en los años cuarenta ¡dichosos años! como el conflicto árabe-israelí.
Otras de este siglo XXI como la de Afganistán, han sido recurrentes, porque no creas que dejé a sus gentes libres de guerra nunca, cuando no fue local fue regional, cuando no fronteriza, religiosa, además en las últimas allí de mayor calado han participado mis aliados más crueles, (soviet) rusos y americanos fieles.

Así a bote pronto y sin ser exacto, le he relacionado 76 países con conflictos armados en 93 regiones concretas, todas repletas de batallas, que se suceden mientras me aprietas.

-
¿Y qué te dijo a eso?

-
Qué los criterios de filtro eran simples y pueriles:
Que un país que sufría más muertes por accidente de tráfico en traslados recreativos, que por hechos armados, no esta sumido en la catarsis que merece el título de guerra.
Me recriminó, que si un estado por violencia doméstica y callejera, es capaz de crear más ataúdes que una guerra, el conflicto no deja de ser de una miseria perra.
También descartó que enfermedades o pandemia, pudiese multiplicar las bajas de batallas, dijo que si la guerra fuese seria, dedicada y canalla, no habría enfermos ni sociedad enferma.
Una vez descartadas las que no cumplían, quedaron tan pocas que se podían contar con las manos y dedos.
Y tuve que recurrir al final de un guerra con masacre incluida, Sri-Lanka, y ahí me arguyó, que había matado más 'Tigres' el Tsunami entre Tamiles, que los bombardeos secretos asesinos y viles.
Además que los muertos que cuento, no son muertos reconocidos por el victorioso Gobierno, y una guerra si no asume a su enemigo muerto, será tan solo fosas y olvido de un desmemoriado pueblo.
¿Por qué deberíamos considerar eso como Guerra en el Apocalipsis si ellos no lo hicieron y hoy viven más felices?
Respecto a Afganistán e Iraq, me respondió que las guerras preventivas no contaban, pues en realidad son asaltos para evitar la guerra, y aunque fuera cierto que se asesinan millones, todos saben que es lucha de ratoncillo y gato, nadie apostaría por ver al minino con su cabeza en plato.
Y en relación a guerras de narcotráfico, mafiosas; golpes de estado o alzamientos delincuentes, sería una falacia el bautizarlas luchas, ni conflictos, ni guerras, sino la simple excrecencia de un mundo en pacífica opulencia.

-
¿Cuántas guerras reales con el filtro apocalíptico estadístico ha considerado como tales?- pregunté incrédulo.

-
Ninguna Señor Zorro, ese es el engorro, a pesar de tanta guerra por mí subvencionada, cero fueron por él consideradas.

-
¿Y usted, Maquiavélico donde los haya, dio por perdida la batalla?

-
¡Jamás, hubiese cedido ante criterios tan cretinos!, pero no respondía ante él, sino ante Satán y ejecutivos de multinacionales de la energía y agua, del sector aeroespacial y defensa, alimentación y bebidas, financieras y seguros, transporte y distribución, comercio y bienes de consumo, electrónicas y media, turismo y restauración, madereras y químicas, salud y tabacaleras, minería y ocio, además de derribos y construcciones el Tío Vivo.

-
Y sus argumentos ¿cuáles fueron que a ninguno convencieron?

-
Mi argumentos fueron certeros no me subestime, les aseguré, que desde mis 60 millones de asesinatos propiciados en seis años de masacres y globalizada guerra, hace ya sesenta y cuatro años, los gobiernos de la tierra, han sumado sus mayores recursos a la maquinaria bélica, han desarrollado energías y tecnologías más punteras para fabricar más armas y rearmarse y volver a armarse, en un circulo vicioso, que pocos son los que cuestionan victoriosos.
Cientos de millones de muertes, por hambre, enfermedades y miserias varias, además de por conflictos jamás cicatrizados, han lastrado a la tierra y los humanos desde el año 45.
Las principales causas de muerte fueron evitables, todos los problemas hubiesen podido ser resueltos con la parte de los recursos utilizados en construir más aviones, más tanques, más bombas, más cañones, y la logística necesaria en mantener ejércitos y sus políticas de guerra; y además no con cierto patetismo ellos por vergüenza llaman de Paz y de Defensa a sus tropas y ministros.

Les dije, que no es posible evaluar lo que podría ser el mundo, sin miedo a la guerra, sin miedo a las armas, sin miedo a temer la debilidad de ser pacíficos. Quizás un paraíso, todo lo contrario a un empeño apocalíptico.
Y hoy como resultado de mi política democrática y selecta, el país más avanzado es el mejor defensor de mi estrategia y el país más miserable el que tiene más soldados en reserva.
Todo el éxito de los otros Jinetes: Muerte y Hambre, son mi éxito, no el de ellos.
Es verdad que las guerras en el 2009, a pesar de su crueldad y número, no son gran cosa como para estar en primicia más de tres días como noticia. Cosas del mass-media y la avaricia, colateral respuesta de codicia.
Pero, mi mayor éxito no es la cantidad de muertos en batalla, sino el que existen guerras por haber sido todas fácilmente consentidas con el sí de los que callan y que son los que gestionan el poder en el mundo y manejan la diplomacia y los recursos.
Y descaradamente se benefician de algún modo en que las haya.

Y los hipócritas saben, que todas mis guerras son excusa de un clima que permite manejar el mundo, creando un estado de terror manipulable, siendo el consumo un vicio que necesita guerras facturables.
Después de la Segunda Guerra Mundial; ¿se acuerdan que yo aposté por la bomba atómica y los bloques divididos? Guerra fría la llamaron los mamones, mientras morían fulminados en Nagasaki, Corea, Vietnam o por hambre en todo el globo por cientos de millones.
Acabado el chollo de los rojos soviéticos y la barra con estrella americana, se me ocurrió un enemigo que ocupara todo el mundo, y así todo fue fecundo, he asustado con terroristas como Osama hasta debajo de la cama, y ninguno duerme nunca a gusto y guerras y más guerras crecen por temor al susto o al disgusto de tenerla. O así convencen al ciudadano del mundo, que hoy tiene el poder de ser escuchado e ignorado. Eso sí, después de depositar el voto, con publicidad manipulado.
Y piensan ustedes señores que juzgan mi trabajo, ¿qué la estrategia no fue brillante?
Yo señores ejecutivos y Principe de los demonios, mientras que defiendo mi salario, mato por mandato de la NATO, mato por malaria, tuberculosis, sida, diarreas, malnutrición, deforestación, basuras y trabajos mal pagados..., MUCHOS más millones que los que jamás imaginase Cesar, Atila, Hitler, PolPot y con ellos los guerreros más sangrientos y malvados.
Después de mi alegato, Señor zorro, les pregunté con sinceridad, el porqué me echaban, y la respuesta fue, que para reducir costes.
Porque me aseguraron, que para crear miedo y pánico, con la Gripe A y otras bobadas en el futuro se bastaban, y que ahora que tenían fundamentalistas religiosos enganchados, al menos en 2000 ó 3000 años mi trabajo está chupado, y baste con ser eficaces y recoger del odio ya sembrado.

-
A mí me has convencido sobradamente y creo que como tú reivindicaste, la situación del mundo es, del miedo resultado y tú Jinete de la Guerra, su mayor causa- le respondí sin resuello, en su momento de pausa.

-
¿Me matarás entonces, ahora que te demostré que mi función ha terminado y ya no soy un peligro?

-
Hablas con el Zorro, no soy juez ni verdugo, tal vez guerrero- y le miré a los ojos, hasta que devolvió la mirada, entonces limpié mi corazón de odio, mi mente de razones, mi pulso de emociones y mi espíritu de dioses, le ofrecí mi mano y le levanté del suelo fuertemente agarrado, él confiado, se agarró sin dudas, mirando embelesado mi sombrero.
Había olvidado retirar mi espada de su pecho, y por tal descuido murió en lugar de resultar tan solo herido.
Y es que cuando fallan los seguros, se complica la vida y abandona la suerte por falta de unos 'duros'.

Pensé, que con dos
Jinetes Apocalípticos más sin asegurar, mi identidad, en muy poco la podría mostrar.
Pero al día siguiente, leí el siguiente anuncio en las páginas salmones (son pocos los que ponen).
[Se busca Jinete titulado en defensa, grado en economía, doctor en leyes y posgrado en periodismo o nuevas tecnologías.
Sueldo a convenir. Espadón Digital. Seguro de por Vida. Caballo de empresa rojo y azabache]

Y he de confesar, que estuve a punto de contestar, porque las tentaciones de Satanás son fuertes.

¡Si lo sabrá
Jesús! de la Vega, Z+-----



Safe Creative #1005216358821

19 esgrimieron la palabra +-----:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Pues vaya como se están poniendo las cosas para algunos, porque todavía se escapan los que no les falta de nada y los que están sacando provecho de esta situación.

Las guerras son guerras en cualquier sitio y es una de las vergüenzas del ser humano.

Ojalá hablaramos más y pelearamos menos.

De su admirador.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me temo, mi querido Señor de la Vega, que ellos siempre vencen. Al menos, nos queda luchar y ganar encuentros cara a cara.
Saludos.

Gizela dijo...

Apartando mis sinceras felicitaciones por ser tan creativo y efectivo en este texto...
¡Que panorama más sombrío!!!!
Y todo lo hemos construido a pulso, nosotros, los "tan efectivos" humanos.
Leyéndolo así, con cuidado y varias veces, pereciera que no hay ni un sólo paraíso, por donde escapar.
Ni herbicida, para matar la vieja semilla esparcida y resembrar los campos de vida y justicia.
Fuerte está entrada Don De La Vega. Entre su texto y los periódicos de mi país,se me quitan los deseos de suspirar.
Y lo más triste es que ni siquiera puedo decirle, que hay una sola mentira o exageración.
Aunque yo soy muy terca, y me marcho abrazada a mi luz de esperanza, de que el conocimiento de tantas verdades se ha generalizado, y los humanos tan "efectivos", con nuevos arados de paz y conciencia, irán poco a poco resembrando nuestro mundo.
Un beso caballero.
Gizz

Silvia_D dijo...

Voy a comprar dos terrinas de helado de nata y caramelo... hay oferta y con esta crisis...habrá que reducir costes ;) Te guardo una (derretida).
No te voy a decir que es genial y original, tu escrito, pero lo es y mucho!!
Besos, Zorrito Calderón

Señor De la Vega dijo...

[Gizela] Vaya, mi Señora, y yo que imaginaba que en este texto y escudo de armas tan Zorresco y quitando la exterior bordura, había dibujado como el "niño aquel de la clase de pintura" mi propio y deseable paraíso.
Es evidente, que como continuación de mi anterior cuento, se debe leer en clave muy intimista, no como Zorro cronista ni Zorro redentor de débil víctimas, porque entonces el mundo acaba sin remedio en dictadura y el Apocalipsis bien cocido y listo.
El Zorro (el yo bajo la máscara), se enfrenta a los problemas de este mundo, desde el profundo ego, reconociéndose guerrero y parte del problema y es allí donde encuentra a su Jinete de la Guerra débil malherido, descuidado, frente a las humillaciones y fracasos propios.
Identifica el Zorro, que el primer paso es comprender la complejidad de los sucesos y como se relacionan todos, oyendo a su conciencia y Maquiavelo. Escuchar la historia, las historias, ver quién la reparte quién la forma, hablar pidiendo comprender las cosas, es la primera parte.
Después, entendiendo que luchar contra el miedo y la violencia, es piedra angular que determinan el hambre y la muerte por tan injusta guadaña. Decide no dar otra oportunidad a su enemigo Jinete de la Guerra, que es la parte de odio y locura insensible que nos le toca. Y así ofreciendo la mano, dar estocada de muerte, a venganzas, egoísmos, identidades excluyentes que llevan a ignorar al que vive la mala suerte de la derrota con su vida y suerte, por haber nacido en otro lado.
Y en ese mismo acto, matar sin pensarlo al Jinete de la Guerra, que anida en nuestra persona (presente, pasada o futura), aunque de momento por estar en la situación que estamos, lo hayan despedido, esté incluso en paro y no tenga trabajo ni motivos o al menos no lo haga en un modo evidentemente conocido; no hay que fiarse, la guerra en cualquiera de sus modos siempre es un riesgo peligroso, incluso en total reposo.
Finalmente, no dejarse tentar por las prebendas de Satanás o los que se enriquecen con la muerte (lo mismo me da), aunque resulte tentación inmaculada y que cada vez que veamos una oportunidad muy generosa, pensemos en lo que eso significa (para otros) y también para el Apocalipsis que se cierne a nuestras losas.
Cada uno, llevamos dentro queriendo o sin quererlo, los Jinetes malditos. Darles la estocada sin aviso, es una de las puertas que permiten entrar a un paraíso, donde 'el infinito es bizco y unos segundos eras'.
En fin, tiene algunos planos expuestos del relato señora Gizela, pero de momento, basten estas claves que le diera, para imaginar como me imaginé este cuento real como maldito y de esperanza llena.
Donde el hombre es legislador del hombre, también policía, juez, verdugo, abogado y único poder que indulta cualquier pena a base de entenderse.
Venció el Zorro de momento ¿le parece poco de momento frente al ardiente infierno?
Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Luz de Gas RadioBlog], Excelente Señor Juan Duque, porque menciona otras de las claves del relato.
Las guerras son guerras, en cualquier lado y en cualquier forma.
El nuevo gerente (lo siento por los estadísticos y estadistas;-) intentaba negar al Jinete de la Guerra, (al guerrero) la mayor, qué las muertes todas ocasionadas por el sistema y status quo vigente, no eran dignas de ser consideradas GUERRA. (Como legal motivo para echarlo, del palco).
No es casual, que deseen en paro al Jinete Guerrero, hoy en nuestros días ya no vende no tiene caché, ni minutos de gloria, ni heroicidad, nadie lo quiere demasiado cerca, y lo peor es que para los que controlan el poder, resulta muy incómodo tener en la tribuna un representante de la muerte.

Mejor jubilarlo, maquillarlo con cuerpo de mujer, vestirlo con disfraces, charlatán o payaso, con chandal y sin vistosas divisas ni estrellitas.
Al final de la Segunda Guerra Mundial, la catarsis después de tanto crimen junto y continuado, significó un punto de inflexión para los ciudadanos (pocos), políticos y agentes sociales (muchos) que vieron que no se debía aceptar sin más a los Señores de la Guerra, eso marcó un antes y un después en estrategias, que como bien explica el Jinete, debieron cambiarse.
Con Vietnam se produjo desde los más poderos una defenestración definitiva del guerrero, que adquirió la imagen de perdedor permanente y despreciable. Cambiar todo pensaron, para que todo igual siguiera, como antes (para ellos).
Por su puesto, fue solo la mayor perversión del control del miedo y la guerra, usando piel de oveja, para seguir devorando como lobos, hombres, oro y tierras. (Como siempre)
Pero no solo se produce un giro de imagen, sino también de objetivos, ya los nuevos nichos de poder no solo se juegan en las fronteras interestatales, sino que con una progresiva globalización social y política, las fronteras empiezan a ser grupos e incluso la frontera se reduce a la persona en sus patrones de vida de consumo, eso es lo que hay que conquistar y el terror no sirve que se concentre en un conflicto lejano, en la frontera sur, norte, este o este, debe introducirse en nuestra comunidad, nuestro barrio, nuestra casa, el trabajo, nuestra familia, nosotros mismos, nuestras mentes.
Los poderosos, cambian los juegos de guerra, "Start War" por "Inseguridad Vital". Y francamente tener un Jinete con pinta de malo, no le interesa ni a él mismo.
El Zorro, lo reconoce por un descuido y fanfarronada al regresar beodo de una fiesta , ningún signo externo le hubiese identificado en apariencia.
Por otro lado, Señor Juan Luque, los ejecutivos que se salvan en mi cuento, en las diferentes cúpulas de poder que viven decidiendo, también somos nosotros, todos son Jinetes a su modo.
Matarles es renunciar a mucho de nuestro estado de bienestar conseguido, un tremendo sacrificio y un nuevo redefinir en modelos y futuros diferentes. (Aunque si el Zorro no les mata, es porque oportunidad no ha tenido en este cuento).
Por otro lado, no es posible solo el oro de la gallina de los huevos de oro y si queremos cambios hacia el camino solidario, deberemos renunciar al oro y la gallina, empezando por nosotros, nuevamente, como usted bien sabe evidentemente.
Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Pedro Ojeda Escudero], La lucha en este cuento, como correctamente Usted anota, es cara a cara, y el Zorro es victorioso y en esta ocasión la gana, felizmente. (Ya anteriormente lo he ampliado).
Sobre "que ellos {en conjunto} siempre vencen" como dice, pienso sinceramente que es reversible, la cuestión trascendente, es que ELLOS somos NOSOTROS, y una sola batalla ganada frente a 6.000.000.000 de Jinetes de la Guerra, no conduce a nada. No son batallas perdidas entre nosotros mismos, sino batallas nunca disputadas, porque somos ignorantes de nuestro enemigo o el muy cuco se esconde.
La Señora Gizela, tan esperanzada ella, confía en la conciencia y en el cambio. Yo no confío, estoy seguro que la conciencia es constante e imparable, hoy millones, en el futuro miles de millones, el ser humano cada día más y mejor, se enfrenta a su Jinete de la Guerra, eso sí: limpio el corazón de odio, la mente de razones, el pulso de emociones y despejado el espíritu de dioses.
Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Silvia_D], Gracias por los vicios, que no puede ser uno tan honrado, ni tan perfecto, ni tan vanidoso.
¡Al menos rufián y goloso!
En cuanto a mi genialidad creadora, yo la resumiría en "dime como matas y te diré como falleces".
Sobre la originalidad, no creo que lo haya sido mucho, porque demostraría mi suprema ignorancia sobre la temática simbólica que he escogido. Solo puedo imaginar Señora Silvia, que hay pocos Jinetes más vilipendiados y usados en literatura, cine y artes, como los que escaparon de la imaginación fantástica del libro del Apocalipsis (que puede ser que fuesen existentes iconos de su tiempo ya al crearlos).
Suyo, Z+-----

Merche Pallarés dijo...

Mi Señor de la Vega, vuesa merced y una servidora deberíamos encabezar UNA REVOLUCIÓN, pacífica eso sí, pero ¡REVOLUCIÓN! ¿Cómo pacífica, se preguntará? pues tirando zapatos a todos los politicastros corruptos que nos invaden, a empresarios sanguinarios, avariciosos que dejan en la calle a miles de trabajadores, a los mandamases de esas empresas armamentísticas que solo saben fabricar artefactos para la muerte.
Excelente su escrito pero se necesita que LOS CIUDADANOS ¡reaccionemos de alguna manera! Nos están comiendo vivos. A sus pies, M.

Gizela dijo...

Siempre dije que era usted demasiado inteligente para mi, ¿recuerda?
No, no capté que entre tantas realidades, el texto formaba parte de su propio y deseable paraíso.
No lo leí en clave, simplemente me "retumbaron" las verdades.
Ando demasiado "visceral", en estos días.Una de las "malditas verdades" de su genial texto, se convirtió, en maldita realidad hace un par de días en mi vida y la de los míos...y ayyy...eso me pone más bruta!!!
Mi admiración sincera, caballero escritor.
Un beso grandote.

Señor De la Vega dijo...

[Merche Pallarés], bien mi señora, primero para no crear confusiones, últimamente parece que la genero con esto de la metaescritura del personaje, dentro de la metaescritura de mi personaje. Y al final harán sentir al plumillas culpable, por no vestir de negro, ni ser justiciero, ni genial erudito.
Referente al Zorro del cuento del Jinete Apocalíptico, aplicado a su Revolución pacífica, le diré que en clave de INDIVIDUO, frente al mundo tomando las riendas de lo global, hace muchos siglos que ha empezado esa silenciosa revolución, todavía como decía a Don Pedro son solo millones, pero llegará el momento que alcanzarán una mayoría dominante y se regularán con eficacia mecanismos más justos de reparto en la tierra. Ni que decir tiene que usted antes que yo, somos pioneros, pero muchas otras y otros.
Aún así, ni le cuento que jamás lo verían nuestros ojos, todos esos cambios van demasiado lentos.

En clave de mi personaje De la Vega, lamento decirle que no tengo nada de pacífico, soy un justiciero y por supuesto creo que el camino son las revoluciones, muchas y al tiempo, para cambiar las cosas. Pero siendo mi espada la palabra, no me queda más remedio que ser pacífico.
Sin embargo, y aunque deseo la Revolución, no soy un líder revolucionario, para eso hay otro/as Mesías con el carisma, el ánimo, el mensaje y el acierto.
Yo tengo claro a quien defenestrar arriba y a quién rescatar de los desheredados, pero de la otra gran masa intermedia, francamente no me atrevería a salvar a nadie, ni a condenarlos por decreto. Tampoco a compartir mano a mano la lucha juntos.
Debería mirarles a los ojos uno a uno, meditar lo que veo, oírles, reflexionar con calma, y eso llevaría mil millones de vidas. Francamente no sería tarea del Zorro de la Vega, encabezar revoluciones de nadie, ni participar en la medida.

Si usted incita al que TECLEA a una Revolución, ¿tirando zapatos?, me reiría con todo el respeto mi pacífica Merche, eso no cambiaría nada de nada.
Soy robesperiano, yo cortaría la cabeza de un número increíblemente elevado de personas, en un verdadero carnaval de sangre de aquellos seres que fueron abusivos e insensibles, con su barriga llena.
A todos los individuos que tuviesen más de 10 millones de dólares, cabeza fuera. (Para ir avanzando en las reformas, de distribución de renta).
A todos los políticos corruptos a todos los especuladores del sistema. A todos los Señores de la Guerra, cabeza y tronco. Y así una lista de candidatos a no vivir sin testa, que llenaría de sangre el lago más profundo.
Para regular que no existiese abuso, aquellos voluntarios a juzgar a otros tan sumariamente, al terminar su trabajo se les cortaría la suya y punto, y de ese mismo modo en cadena hasta que no quedase duda de que la voluntad es buena y únicamente revolucionaria, sin interés oculto.
Por supuesto yo terminaría con mi cabeza por el suelo, como todos los grandes líderes y dirigentes de mi revolución casera, pero le juro que la ofrecería con mucho gusto por acabar con sagas de parásitos miserables que se han perpetuado por siglos en el mundo, y dejaría a nuestros hijos, nietos, descendientes, un mundo más igualitario y menos injusto ;-)
Suyos, Z+-----

Merche Pallarés dijo...

Bueno, es que yo tambien estoy a favor de una revolución a la francesa... pero como muy bien dice vuesa merced como el Zorro de la Vega, no llegaríamos muy lejos porque tambien nos cortarían las cabezas pero dejaríamos, espero, un mundo mejor a nuestros descendientes porque si seguimos como ahora... Veo el futuro MUY OSCURO. Más negro que su atuendo zorril. A sus pies, M.

Gizela dijo...

Vaya, Don De La Vega
Reconozco que mis neuronas andan dormidas de tanto sol y agua salada.
Pero leo y releo, es buena manera de despertarlas.Siempre he dicho que mucho es lo que he aprendido en este blog.
Pero leyendo la respuesta a la Señora Merche,siento que me perdí una parte importante del cuento, o mejor dicho me perdí una parte importante de muchos cuentos y análisis en este querido espacio.
El que teclea:
Cortaría cabezas...
Llenar de sangre el lago mas profundo...
Espero conservar la mía, en este comentario.
Habla únicamente mi intuición.
No manejo bien ni la historia, ni la filosofía de Robespierre.
Han habido revoluciones en el mundo, han rodado cabezas.
Pero no veo que se hayan mejorado las cosas.
Creo recordar una frase de Robespierre en la que estoy de acuerdo, el revolucionario sólo en la tumba descansa.
Debe haber una continuación perenne en la intención revolucionaria.Lo que no creo es que se deba continuamente ir cortando cabezas, al fin y al cabo la sangre se seca en el piso y otros la pisan, y muy pronto no quedan rastros de ella.
Creo más en las revoluciones, donde el entendimiento, la concientización a través de la educación, del desarrollo de los verdaderos valores, queda bien marcada en el accionar para obtener un nuevo orden social en el mundo.
Hoy día tenemos herramientas, para hacerlo, que no disponíamos antes.
Hoy día conocemos realidades, que antes nos era imposibles de conocer.
El mundo se ha vuelto una aldea global, donde ya nada es fácil de ocultar.Y donde es más factible que antes de intervenir y concientizar.
La democracia no es un estado perfecto, pero sí perfeccionable, y nos toca a nosotros profundizarla, enfrentando responsablemente, nuestro papel de
ciudadanos del mundo.
¿Ofrecer mi cabeza por la revolución?
De nada serviría, estoy segura, me la cortarían y me pudriría como cualquier humano.
Exigirme que cada día de más de mi, en mi entorno.
Exigirme que dedique mi tiempo a prepararme mejor, para ser más útil y con mi ejemplo, ir cambiando las cosas, SÍ.
Siempre he pensado que la violencia sólo genera más violencia.Y hemos hemos tenido bastante de ella, sin resultados efectivos.
Los ejemplos de su poca eficacia en cuanto a cambios, por lo menos yo, los veo claros en el mundo, en la historia pasada, en la actualidad.
Pero bueno, tal vez yo sea sólo una mujer esperanzada, sin un ápice de conocimiento de la realidad y sus soluciones.
Pero espero que nadie me enseñe desde un cadalso y el miedo.
Un beso de su pacifista esperanzada.

Señor De la Vega dijo...

[Gizela] Cerraré con este comentario mi intromisión en el espacio público del Señor de la Vega y su alterego El Zorro.
Solo decirle, por si no lo entendió, que del revolucionario Robespierre, solo tomaría el método en el corte a guillotina.
Respecto a las revoluciones anteriores ni son las mías ni podría compararlas, así que francamente el porqué fallaron no me importa, yo sé muy bien como no dejaría que la mía se me fuese de la cabeza, y eso solo se conseguiría con la mía rodando.
De las muertes y sangre, he de reconocer que un primer acto sería un poco truculento y pringoso, para que engañarnos, pero esa es la composición que llevamos en las venas, la mancha es difícil de quitar.
La guillotina es bastante escandalosa, y no deja títere con cabeza, pero se trata justamente de eso.
Si no tiene 10 millones de dólares duerma tranquila, y siga disfrutando de colgantes y collares.
Si los tiene, empiece con la distribución entre sus hijos y no espere a dejarles en herencia 5 a cada uno.
Mire no he realizado el cálculo exacto de guillotinados, pero asumo que serían bastantes millones. Y aún así solo el primer año, habríamos ahorrado la vida de más del doble de humanos he invertido la política mundial que ellos rigen y dirigen.
Y finalmente puestos a llorar por muertes, (ya que todos somos iguales) me ahorraría al final de la revolución más de la mitad de mis lágrimas.
Aunque no podría derramarlas, porque cuando acabasen de rodar cráneos en este mundo (entonces sí libre de asesinos) la mía habría girado y girado para quedar a los pies de alguien, que espero me llorase.
Un abrazo

Señor De la Vega dijo...

[Jesús escribiente], Mi señor, lamento en mi nombre y de aquellos que me siguen, que para una vez que se digna a dar su opinión (no discutiré su calidad de sincera), sea para decir tamaña cantidad de sandeces y salvajadas.
Si conociese en algo la condición humana, en lugar de elucubrar simpleces basadas en la teoría del Yo y Yo y Yo.
Se habría fijado en lo imposible de imaginar que los poderosos y violentos, se quedasen sentados como corderos esperando que usted llegase cargado de cadalsos.
O tampoco imagine que alguien podría controlar la ambición de otro, cuando le llenase el poder de decidir y ejecutar la muerte, incluso de aquellos que quizás la merecen.

Como resultado de millones de reacciones del todo imprevisibles e incontrolables, antes de empezar esa carnicería en favor de los justos, se le habría escapado de las manos.

Por último, de nada serviría que rodase su cabeza, si ya parece por lo que escribe que no la tiene.

No quedo Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Merche Pallarés] Mi querida Señora, no se deje arrastrar al lado oscuro, por las sinrazones del que teclea mis letras, y que parece todavía que ni por eso se ha empapado de mi espíritu.

Usted justamente y gente como usted, personas de mundo y mirada serena, han cambiado y cambiarán el mundo.
No le discutiré el dolor de observar impotentes como la injusticia crece y lo que parecía que no volveríamos a ver se muestra una y mil veces.

Pero bajo ese oleaje de males, que hoy por la omnipresente tecnología, a cada segundo conocemos.

Se sumerge una conciencia humana donde el individuo sigue creciendo y desatando cadenas, exigiendo humanidad y renunciando a lo salvaje.

Yo estoy seguro, porque no me canso de mirar a todos lados, que en la cloaca más hundida del mundo, el deseo de la justicia, encuentra su camino, y lo que lo impulsa, es un futuro mejor (que a usted parece negro), pero que no lo es tanto.
Suyo, Z+-----

Gizela dijo...

Que si no lo entendí...
Creo que debo poner mi cabeza en el congelador, porque en esta entrada desde el principio hasta el fin nada entendí.
En la primera parte, debido a mi poca comprensión lectora, en esta intervención del que teclea, tampoco por lo visto entendí nada.Debe ser el sol, que ha puesto a la enésima potencia "mi bruto"
No, no tengo 10 millones.
Pero he de confesar que en mis delirios de sueños ilusos , tengo 100, y además tengo una lista muy bien pensada y estudiada de personas que ayudarían a sacare un hermosos provecho a esos 100 millones, casualmente en esa lista de mis sueños está el que teclea.
Simplemente porque el que teclea través de su magistral obra y personajes,le dio un sacudón positivo a mi vida.Y le enseño realidades que no conocía y me impulsó hacer algo más importante,dentro de mis posibilidades, que escribir mis inútiles poesías.
Pero bueno, me despido sin mis 100 millones, pero si con mis bobas lagrimas, que a nadie sirven.
Me llevo su abrazo, le dejo un beso..mojado y salado.

Merche Pallarés dijo...

Esperemos, mi querido Sr. de la Vega, esperemos... A sus pies, M.

SHE dijo...

un poco cansada la lectura pero muy interesante, me he pasado un rato ameno en su sitio

saludos y gracias