"...tengo una alfombra de jornadas y el tiempo hecho pelusa, de tanto enredarse en esa sensación pegajosa de la nada."
Comentario poemado de Noviembre 2008, escrito por J. de la Vega Z+-----[Poemas bajo tu balcón]


Aquí esgrime el Zorro+-----[SoneZtosII]+[PoetiZandoFeisbuk]+[LaSima de los Vuersos]+[DiarioÐLolita]+[Balcones]+[ZVisión+-]+[MemoriasLiteratura]+[Ilusiones]

*

La perfecta Inocencia ◊◊◊

Eduardo era un hombre interesante, pelo rubio y abundante, metro ochenta y cinco, mirada atractiva y de iris azul que irradiaba luces, voz varonil (entre locutor de radio y dirigente), manos grandes y bien formado, sin exagerar lo macho, aunque corpulento abrazo... también tierno.

Su mujer lo amaba, era una mujer de antes (repetía ella a sus amigas) y admiraba con amor a Eduardo, con mucho dulzor... (quizás empalago a cualquier otra papila).
Y derrochaba por él ese fervor sagrado, como lo hace, quien nació ungida como perfecta amante.
Y en nada, en nada de su absoluta entrega se arrepentía, podría haber sido, simplemente su esclava sin dudarlo un segundo a un chasquido de Eduardo; pero él, la respetaba y mimaba en sus formas, la enaltecía a sus amigos y miraba por ella en los detalles... derritiendo a su amante esposa, en lava de miradas.

Tenían tres hijos, él los había buscado y ella se los había dado, aunque muchos más deseaban... pero al nacer el tercero, tuvieron que extirparle los ovarios y asumir llorando la intervención. Tuvo que ir al psicólogo, pero a pesar de todo, se consideró en cierto modo inútil a Eduardo, él cuando podía, la consolaba y ella lloraba, al ver a su hombre, en los parques, acercándose a jugar con los pequeños ante cualquier excusa, estaba segura de su biológica culpa y ser causa de las desterradas ilusiones de ese marido y padre, que adoraba tanto y por el que daría su vida.

Sus amigas se quejaban de la crisis y estrecheces, pero su esposo superaba los nueve mil dolares al mes y ella gestionaba la mayor parte del dinero, a petición de él.
Cuando llegaba al hogar, siempre muy cansado, ella ansiosa, le esperaba con una copa en la mano y zapatillas, pero él sin embargo, le ayudaba con la peque y en alguna tarea, después charlaban y luego Eduardo continuaba con más trabajo traído para casa.
Ya los mayores se fueron, decían de ser independientes y su padre les ofreció dinero para un apartamento, donde estudiaban secundaria en Washington y ella tuvo que aceptar el hecho, a pesar de sentirse sola, porque el padre quería, también sus hijos.

Él habitualmente, se quedaba hasta tarde frente a la pantalla del computador, en su despacho de casa, mientras escuchaba clásica. Ella tomaba un largo baño en el jacuzzi antes de ir a la cama, alguna vez a la semana, él, con sexo amigable... la amaba, pero sin fijar el día. La mujer cada noche se preparaba, en un ritual y parsimonia que la excitaba íntimamente, aunque Eduardo no apareciese finalmente a rondar sus pechos o vagina. A pesar de todo, ella, su Cleopatra tumbada en el lecho, siempre le aclamaba y orgasmaba al verlo, como a un Marco Antonio de la otrora capital Alejandrina.

Aquella noche, estando ella en su cuarto y él en sus tareas, llamaron a la puerta; su suegra había sido ingresada en hospital por un ataque, al corazón; y vino inmediatamente su cuñado a por su hermano. Salieron los dos corriendo, ella quedó intranquila, mientras esperaba noticias con el móvil en mano.
Paseando por las habitaciones de la casa, entró al despacho y se sentó frente a la pantalla del portátil de Eduardo, -¿lo dejó encendido?- se preguntaba- él nunca lo hacía, las prisas, pobre Eduardo, se decía; y con la curiosidad propia de una niña y con aquel salvado de pantalla, (fotografía de primavera en Disneylandia), pulsó una tecla, mientras recordaba sonriente a boca abierta...
Al desvanecerse aquella postal de castillo encantado, observó en el monitor una escena de unos chicos: dos niños y una niña, de unos tres años, que jugaban con un miembro: el de su marido; cerró la imagen y abrió más grabaciones y fotos, pues en la carpeta encontró mil archivos guardados con nombres, sexo, edad y fecha, con descripción del acto cometido.
Vomitó compulsivamente varias veces, hasta que no quedó nada en su interior y la alfombra llena de hedor gritaba, porque ella, ya carecía de voz, sintiendo solo el sabor a bilis en sus labios y un golpeteo incesante en las sienes; temiendo aún lo peor, sin lágrimas y vacía...al observar una carpeta con el nombre de sus hijos. Quiso entrar en ella y después de mirar al infierno, murió su alma.

Él la llamó un poco más tarde, se quedaba en el hospital con su madre, ella tartamudeaba incomprensible como loca, sin definir palabras, él la tranquilizó y le dijo que se pasaría en la mañana tarde, que había enviado mensajes al trabajo diciendo que no iría.
Eduardo, regresó a las once y se encontró en la cocina, el café preparado y los bollos que tanto le gustaban recién hechos, por su amada esposa. Tomó la negra infusión de un trago y en unos minutos se desvaneció con la boca llena de cabello de ángel y amargor de negra semilla arábica.

Despertó desnudo, atado fuertemente, amordazado y dentro del jacuzzi, en agua helada; ella le miraba sin decir palabra, él estaba amarrado de tal forma, que apenas podía moverse unos centímetros, por tener su cuerpo, menos sus partes, rodeado de fuerte soga, solo los ojos se abrían y cerraban.
Había comprado esa mañana, la señora del señor Eduardo, litros de 'agua fuerte'¹, tenía tres bidones llenos y sin pensarlo más veces, vació el primero en los genitales lentamente y después otro en la cara, el tercero por el resto del cuerpo... mientras el ácido, disolviendo piel y cabello, generaba una invisible nube de gas nauseabunda, creciente, asfixiante, hiriente...
Ella salió corriendo al pasillo, cerro la puerta, mientras atrás, él se agitaba con signos de ahogamiento, quemadura y muerte. ¿Tortura rápida o lenta? nunca lo sabría, no le interesaba.

Llamó a la policía, diciéndoles donde encontrar la llave de su casa, dándoles explicaciones de los ficheros con archivos de fotos, vídeos, nombres y direcciones de intercambios por Internet, correos con pagos de tarjetas y personas. Ella antes, había borrado aquellas interminables sesiones grabadas con sus hijos... También les explicó, que su marido seguramente yacía muerto en el baño, al pedirle los agentes donde se escondía, les contó, que se había marchado de viaje con su Anita a Washington para estar con los dos mayores (él dieciséis y ella diecisiete años).
(Aunque no pudo mirar a su hija a la cara mientras conducía, rezaba o blasfemaba entre dientes, no se distinguía... La niña la miraba, pero no le preguntaba, con ocho años ya comprendía demasiado).

Allí la encontraron, con hijo e hijas, penando en silencio, una vida de ciegos errores, por culpa de un ser, sobre el que ella, solo vio una parte, hipócrita y pequeña; odiando un amor que la poseyó con resultado siniestro, insoportable.
.....
No encontrarían madre, sino dolor, no encontrarían nadie que mereciese el ácido que la estaba destrozando por dentro y que la mataba cuando observaba a los mayores y pequeña, todos con pupilas dilatadas por miedo al recuerdo, al ver a su madre derrotada y sabedora. Todos con terror a despertar, todos 'ennadecidos' por un Don Nadie, que cambia de nombre, como un mal cuento, pero que es real y se repite, siendo protagonista de una pesadilla tristemente interminable.

J. de la Vega Z+-----

- Hoy 13 de Diciembre 2008, diecisiete días después de publicado mi texto, leo esta noticia en el País.es, donde hablando de una red descubierta de pederastia, se incluye la descripción de un caso que por lo abominable podría haber sido calcado de mi cuento. Estremece imaginarlo y me duele físicamente.-

NOTAS: Releyendo el texto, he pensado que los no iniciados en el senor Zorro, puedan presuponer, que acepto tortura o violencia, como solución final para el agresor. Y nada más lejos de mi espíritu justiciero. El recurso literario que esgrimo para hacerlo en la ficción, tiene otros objetivos bien diferentes. COMENTARIO con nota primera aclaratoria.

¹"Agua fuerte": Nombre comercial y común en España con el que se identificaba: 'salfumán' o 'ácido clorhídrico' - 'ácido muriático' como producto químico de limpieza para el hogar, no confundir con el ácido nítrico, que técnicamente también se denomina 'Agua fuerte'.

Campañas:
me sumo a todas contra la violencia y en particular a la que se ejerce, en cualquiera de sus formas, contra los más indefensos.
- De Bloggers unidos
contra la pornografía infantil.

Aforismos improvisados Z+-----:
-"Hoy cruzan chiquillos y jóvenes, autopistas virtuales que unen continentes, pero es más cómodo que estén enganchados e ignorar los riesgos, pensando que es juego. Antes no podían siquiera, cruzar la calle hacia la escuela, sin la mano dada. ¿En qué hemos cambiado, para dejarles solos?. Ellos son los mismos".
- "Los dedos les duelen, de pulsar sus opciones de 'play', mientras ven a sus padres, como un evitable destino de vida, o peor, la partida en Game-Over".

- "No hay críos, demonios ni santos, sino personas que crecen probando y desconocen todavía el valor de sus actos, ¿habrá alguien a su lado que les enseñe?".
- "Los niños beben de nosotros como pozo, no lo hagamos profundo y reflejemos sus rostros."

Páginas web de denuncia y asesoramiento: No actúes por tu cuenta, infórmate todo lo que puedas antes, les ayudarás mejor y te ayudarás muchísimo.
GDT Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil
http://www.protegeles.com/
http://www.asociacion-acpi.org/
http://www.cibercentinelas.org/
http://www.laredytu.com/
http://www.portaldelmenor.es/

(Entrada relacionada sobre la violencia de género "Las preguntas de Lolita y los tres pies al Zorro... ")
(Entrada relacionada con la violencia machista "El hijo de la ignominia")

www.monstruosdemicasa.com
El documental muestra una realidad incómoda e impactante, que el espectador no está acostumbrado a ver.
Un documental que muestra la realidad de los niños que padecen maltratos físicos y emocionales, abuso sexual o negligencia por parte de sus padres o de las personas de su ámbito más cercano.

Safe Creative #0904203097723

24 esgrimieron la palabra +-----:

PIER BIONNIVELLS dijo...

Demasiado fuerte..
Me quedo sin palabras. No puedo encontrarlas..
Me pasare nuevamente para poder comentar en condiciones..
Abrazos,

Patricia dijo...

Es una historia aterradora...sobre todo porque no todas las madres actuan de igual manera y porque no todos los criminales son "castigados" por justicia humana, lo que si es real es la justicia divina y la solidaridad de aquellos que hacen semilla desde su propagacion (como lo estas haciendo) hasta su lucha de dia a dia.
Me uno a su grito de "No a la violencia"...
un beso,

PAOLA dijo...

Misma sensación que Pier, sobre todo por lo real que adivinamos puede estar más cerca de lo que quisiéramos, y tantos callan y calando otorgan.
No tengo aplabras sino lágrimas de emoción e impotencia porque me gustaría poder ayudar de alguna forma a quienes no pueden gritar auxilio.
un fuerte y conmovido abrazo, un texto impecable

Gizela dijo...

Terrible historia Don De La Vega.
Y lo más horroroso, es que es real en su esencia, demasiado real y que se repite y repite.
En muchos casos la ficción es superada por la realidad, ya que nunca son descubiertos, por la mujer o por nadie.
Para mi es imposible leer esta historia y no colocarme en lo zapatos de la protagonista.
Soy madre de dos deliciosos locos que adornan mi vida, y me es imposible, no sentirme en la piel de ella.
Y me siento frente esa pantalla, y me vomito hasta desfallecer.
No sé que hubiese echo después de vomitar hasta el hígado.
Tal vez también hubiese tomado la justicia por mi cuenta.
Tal vez no.
De lo que sí estoy segura, es que de haber tomado la decisión de acabar con esa lacra humana por mi cuenta, nunca lo hubiese echo así.
Nunca le daría más poder, de hacer daño, hasta después de su muerte.
No arriesgaría, que una "justicia de los hombres" me separara ni por minutos de mis hijos y no les daría a ellos otro recuerdo de horror, al saber que su mamá acabó con el excremento revestido de piel de hombre.
Tal vez mi odio me convirtiera en fría y calculadora, y planearía matarlo lentamente y con mucho dolor, pero manteniendome fuera de toda sospecha.
Pero también me pregunto.
¡No hubiese yo descubierto que algo estaba pasando?
¿En los ojos de mis hijos, en su comportamiento?.
No sé si es para consolarme de un hipotético horror, pero yo creo, que en mis propios hijos, no en una pantalla, yo lo hubiera visto mucho antes. Estoy segura de eso.
No sigo, mi mente vuela demasiado y mi café ya amargó.
Ayer fue día de acción de gracias, y leo este post, y me digo a mi misma que yo tengo demasiadas cosas que agradecer.
Un beso.

lichazul...elisa dijo...

la realidad a veces supera cualquier ficción

pedófilos
violadores
abusadores
lacras que parasitariamente siguen entre todos ocupando aire y espacio
aún en las cárceles...toda esa mierda humana debería irse por el drenaje de una ,sin tela de juicio.

es mi humilde opinión de mujer y madre

Gizela dijo...

Sus post, son siempre "efectivos" en esta aprendiz.
O la levitan suspirando poemas o le ponen la piel de gallina como en este.
Me fui y volví, pensando en su historia.
Y debo decirle algo más que pienso en relación a esta historia.
Cuando los hijos nacen, vienen sin manual de procedimiento bajo el brazo.
Son muchos los errores que cometemos mientras los educamos y levantamos para la vida.Somos humanos (Yo debo tener a cuesta una lista muy larga)Pero hay un solo error que nunca será justificable.
Qué los hijos no nos sientan como irrestricto apoyo.
Qué no tengan la confianza de que con absoluta certeza, siempre, siempre, estaremos ahí para ellos.
Como madre siento algo extraño en esta historia.Sus hijos grandes, no sólo no le contaron , lo que la lacra había cometido con ellos.
También callaron, sabiendo que su pequeña hermana quedaba en esa casa a merced de los horrores que ya habían sufrido.
Pobres chicos de la historia.
Ambos padres, han representado una tragedia en sus vidas.
Un beso

Tesa dijo...

No puedo imaginarme que a mis hijos les hubiese ocurrido algo así, porque soy una madre vigilante, temerosa de que busquen mi mano y no la hallen. Mi duermevela era capaz de oír sus cambios de respiración, sus pestañeos...

Me quedó grabado que los niños maltratados y agredidos sexualmente pueden llegar a soportarlo y hasta a olvidar, si son muy pequeños, pero nunca superan que la madre lo consienta, que no es el caso de su relato, o no les salve del monstruo.

Hasta en el horror hay grados.

Me voy a ovillarme entre las dunas. A consolarme imaginando la belleza limpia y cambiante del desierto.

Un abrazo, mi querido señor de la Vega.

beatriz dijo...

Empecé a leer el post: "jo que toston, matrimonio perfecto, hombre perfecto, jo que toston, esto no hay quien se lo crea" despues mi ojos se abrieron de par y me encganché a la lectura con fervor. La verdad que sigo sin entender que tienen la gente que hace eso en la cabeza...y me acorde con escalofrio cmo una amiga me contaba que su tia llevo a sus hijos a una piscina america y le dijeron: "vista a los niños, por favor", porque se cambiaron el bañador en la piscina y mi amiga comento: ¿pero quien va ha mirar a los niños? ¡son niños!.
Gran relato, tiene usted mi aplauso.
Soy de las que opina que violadores reincidentes y pederastas deberian tener pena perpetua.

UMA dijo...

Me ha partido el corazòn Señor Zorro, pues pude imaginar con su texto la cara oculta de lo que puede llegar a ser un vecino, un conocido o un pariente enfermo y criminal.
Voy contra cualquier tipo de abuso infantil, sea sexual o no, queda dicho, algunos no se dan cuenta aùn de que como bien dice usted estamos tratando con personas con derechos, con personas indefensas que debemos preservar y muchas veces se desatienden,sino las màs, sobretodo cuando los niños hacen uso de un ordenador o cuando estàn en contacto con adultos.
Me han tildado de muchas cosas por el tipo de comunicaciòn que tengo con mis niños acerca de los males de este mundo absurdo, pero no me importa, preservarlos, cuidarlos, alertarlos, siempre ha sido mi prioridad.
Este es un crimen, y yo sè que usted no pretende con su historia ajusticiar con aguardiente, pero sè de què hostiles cosas una madre es capaz con un abusador, criminal y perverso de esta y otras calañas que osen tocar a un hijo, a un niño.
Estoy contigo, a pararla ya con la impunidad de estos desgraciados.

Dolorida lo abrazo, porque sè que hay muchos niños, anònimos animales y esto està sucediendo a diario.
Le beso tambièn Señor de la Vega.

Raquel Fernández dijo...

Tu texto me conmovió mucho. Me sacudió. Fuerte, pero lamentablemente real.
Te dejo un abrazo.

mi despertar dijo...

Aplausos Y besos

Señor De la Vega dijo...

COMENTARIO- Nota primera-
Tenía varias opciones para enlazar un link-post, contra la violencia infantil, una de ellas, comentar noticias que nunca dejarán de repugnarnos, con recurrentes redes de pedofilia y pederastia que se descubren inagotables y se cuentan por miles en nuestro mundo globalizado, más de decenas de miles de usuarios o promotores del abuso -violación incluso de bebés, para los más inhumanos. (Exijamos que la colaboración ciudadana y la coordinación judicial internacional ayude a mermar la impunidad con que funcionan.)
Podría hacerme eco de desapariciones de niños y adolescentes, en su mayoría con silencios trágicos que se alargan por años, hasta que casi siempre desemboca en el más indeseable de los finales.
O reflejar aquellos otros abusos físicos por golpes y maltratos psicológicos, que hasta hace poco tiempo tenían una cierta condescendencia popular, y que se siguen realizando en el oculto familiar, pues hoy no es políticamente correcto, y aún sufren demasiados menores en nuestras sociedades occidentales.
Si acaso salimos de nuestro 'ordenado' primer mundo, (aunque también esconden en menor medida alguno de estos otros males), tenemos otro tipo de crueldades a los menores, como la esclavitud infantil, todavía practicada, ya sea: en trabajos abusivos, prostitución, niños de la guerra, etc. O a la miseria que todos los humanos compartimos por responsabilidad directa u omisión, como: mal-nutrición, hambre, niños de la calle, muerte por falta de agua o medidas higiénicas tan simples como inexistentes, negación a la educación, infanticidios, comercio y venta de bebes para adopciones ilegales, mutilaciones o tráfico de órganos... y así seguir con una línea interminable de injusticias al menor, que en su mayor parte generan expectativas de un beneficio económico por unos u otros (niño=producto-mercancía).
Otra opción por mi parte, hubiese sido más educativa, con consejos y posibles acciones a seguir. Pero francamente hay muchas web que lo hacen muy bien y muy completas.

Lo que he preferido es la creación de una ficción y con ello, definir personajes que arrastrasen alguna de las características que más me espantan, por siniestras y maquiavélicas, en algunos tipos de violencia familiar.
Por otro lado, la ficción permite manejar, lo que en hechos reales, un mínimo de pudor humano nos deba contener.
Así, aunque mi relato resulte de terror, no deja de ser un cuento y es muy difícil asumir posiciones, por ejemplo de madre al leerlo, porque desconocemos por lo reducido del mismo más datos que nos permitan suplantar o empatizar completamente a los personajes como cercanos.
Gizela y Tesa, dicen que se habrían dado cuenta. Por eso, empiezo el relato remarcando, ese amor infinito ofrecido a un personaje manipulador y monstruoso, pues es el amor, el narcótico más importante de la alerta, y la mujer en este caso, parece claro, que ama más a Eduardo que a sus hijos, o al menos de un modo más absorbente. Solo el amor justifica uniones en teoría imposibles, mujeres que aman a violentos, criminales o asesinos, sin serlo ellas, y les defienden o protegen con su vida... por mencionar casos, que no sean, el de la mujer que acepta el maltrato, creyendo en el amor que todavía siente, como excusa para seguir soportando (lo que con perspectiva, parecería insoportable.)

Ella en mi relato, es inteligente, capaz de gestionar capital, manejar la tecnología con facilidad o ser una máquina capaz de eliminar eficiente y cruelmente, cuando despierta de su ceguera. (Amor/Odio). (Mi querida UMA, lo que usa la madre es ácido clorhídrico el "Agua fuerte" es término comercial de un producto español.)
Podría yo, haber dejado vivo y encarcelado a Eduardo, pero me interesaba concentrar la atención en madre e hijos, con un agresor ya ajusticiado y eliminado. Y calmar la venganza del lector.
También, podía haber planeado un plan de asesinato a largo plazo, como sugiere Gizz, pero eso, la hubiese forzado a compartir la presencia inaguantable de Eduardo, desde el momento que es sabedora y una vez desenmascarado; también, la posible eliminación de pruebas, pues él se hubiese dado cuenta del cambio de actitud (a la primera noche); y lo peor, el acceso del pederasta a su hija o a sus hijos mayores, (y en estos últimos está otra clave), ya que no solo la ha dominado a ella, a través de ese amor fingido, sino a sus hijos mayores, con los que mantiene todavía relaciones, y ellos la mantienen posiblemente entre ellos, pues el padre creó un cómplice triángulo.
Eduardo, por precaución, prefirió apartarlos de la madre, no quiere que note nada. Solo así se entiende, que los hermanos, permitan que la pequeña siga con su padre bajo abuso (como muy bien puntualiza Gizz ), ya que aún no se han liberado, y solo imaginarnos a los chicos sometidos a diecisiete años de abusos, nos puede llegar a torturar fuermente, al intentar imaginar su vida.
Tesa ha mencionado, que un niño pequeño sometido a tortura, puede llegar a olvidar y superar, pero pienso que pasada una cierta edad, eso no es posible y he querido no olvidarme de quien ha sufrido sin posibilidad de olvido hasta una edad más madura, y doblemente culpables, lo arrastran sin superarlo nunca.

Por lo tanto, el foco de la historia se sujeta como mínimo, en tres claves:
Una la del control absoluto:
- De la madre a través de un 'amor verdadero', que la convierte en ciega, y permite idealizar a un hombre monstruoso en su frialdad y actos.
- De los hijos, a través de una educación al sometimiento por el padre, que los ha convertido en dependientes y cómplices, manipulación extrema, pero existente en el mundo real.
Dos, la del dolor por la culpa:
- Ella sufrirá la culpa por haber amado hasta la muerte a un pederasta y no haber sabido cuidar de sus hijos (amor equivocado de uno por otros), también por el cruel asesinato que seguro la martiriza (ella no es una psicópata) y por último, por no sentirse capaz de seguir cuidándolos (doble renuncia) y haber elegido perder su custodia al cometer el crimen (se arrepiente)...
- Sus hijos se sienten culpables, por su propio silencio, por su aceptación complacida, por ver así a su madre torturada y derrotada, creyéndose ellos en parte responsables. Y los mayores además, por no haber protegido a su hermana menor, sabiéndolo, y se desprecian, pues no se justifican, y piensan, ¿por qué no lo mataron ellos?, ¿amaban a su padre?, ¿les gustaba?...
Tres, la Perfecta Inocencia:
- La madre, inocente perfecta de lo que estaba sucediendo, por el amor más puro. ¿Se puede culpar a alguien por ser demasiado inocente o amar demasiado? (aunque ya se preocupó su esposo de ocultarlo concienzudamente, y solo un error permitió saberlo), ella lo desconocía sinceramente, la prueba fue, su reacción al enterarse.
- Los hijos inocentes, por ser niños, por sentirse inocentemente culpables y cómplices de lo ocurrido en su cautiverio, infantil y adolescente. ¿Se les puede acusar por ser las mayores víctimas?.
- Y por supuesto Eduardo, el tipo de criminal que había sabido cubrir sus actos de ¡Perfecta Inocencia!, engañando a todos, con ojos de inocencia incluso en su muerte, la cual, ni en sueños esperaba.
¿Tenía conciencia Eduardo del abuso de sus hijos por lo que había hecho? o ¿se declararía en sus deseos y acciones con niños, igualmente inocente de sus actos?.
Creo que sí la tenía, y además comerciaba con ello impunemente.
Pero claro, es mi cuento.
Z+-----
Mucho se habla sobre la pederastia, lo cierto es, que los que consumen por ejemplo 'pornografía infantil' que serían técnicamente pedófilos (que sienten atracción sexual por los menores), no tienen porque llegar al abuso físico, y algunos se conforman deseando o viendo asépticamente- pero aún como espectadores, están creando un mercado y promoviendo una oferta que las redes de delincuentes se ocupan de abastecer, y con ello, otros, acaban cometiendo delito físico con niños, para cubrir la demanda. Está claro que una acción que promueve delitos es cómplice y debe ser condenada según su gravedad y responsabilidad.

Los pederastas, no parecen que puedan ser reeducados en la cárcel (si son localizados y condenados), la tendencia sexual, hoy por hoy, sería falacia pensar que se pueda cambiar (y aún en los próximos años). ¿Sería moral? ya se intentó por siglos con los homosexuales incluso con electroshocks. Afortunadamente y gracias a una lenta evolución social, a los gays y lesbianas se les ha ido integrando en muchos lugares del mundo con iguales derechos, evitando discriminaciones, aceptado su libertad sexual. Porque se entendió que son adultos, consentidores entre ellos y libres, como los heterosexuales a veces lo somos.
¿Qué hacer cuando se ejerce el deseo y poder físico-sexual hacia otro ser que no dispone de libertad, como es un niño o en una violación a otro adulto? existe rehabilitación... ¿castración química- física? el impulso sigue, pues el deseo no es únicamente sexual, y este suele ser mayor que el miedo al castigo... difícil cuestión que esperemos nuestra sociedad sepa resolver, ya que a fecha de hoy parece que estamos lejos, y solo nos queda con suerte, la reclusión y aislamiento, para ellos, aunque quizás también la tecnología en el futuro nos de la clave.
Z+-----

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es un texto magnífico, que nos lleva desde la cotidianidad sorda hasta el drama final. Terso, espléndido en el desarrollo y excelente en los giros temáticos. No sé si le sobra la truculencia de la venganza, pero es verosímil.
Y nos plantea tantas cosas de tantos silencios y cegueras.
Excelente, querido Sr. de la Vega.

DianNa_ dijo...

Vaya, me dejaste helada... estas cosas me impresionan demasiado y bueno, sé que la violencia no hay que ejercerla de ninguna manera, vale, pero... si alguien tocara a uno de mis hijos...

El texto genial, como todos los tuyos.

Pasaba a saber de ti y dejarte unos besos...

UMA dijo...

Yo hacìa al aguardiente algo bastante irritante e inflamable, o mi ignorancia (acà lo sumergirìamos en àcido o kerosene) o la rapidez de mi escritura me jugò una mala pasada, sea como fuere, en esos casos siempre hay que exigir y/o hacer justicia.
Mis besos, Señor Zorro.

belita dijo...

Sin duda una história que produce congoja pero que no por ello deja de ser real. No juzgar ni ser juzgados, sin duda me parece estupenda tua claración al final del post pero también sin duda creo que hay situaciones en que una cosa es lo que se debe de hacer con la ley en la mano y otra lo que hariamos si siguiesemos los dictados de nuestro corazón.

Besos

©hannibal dijo...

ufff Don Diego.. que texto por Dionisio... de verdad sabes sacar polémica..
excelente mi querido amigo.. usted debería de dedicarse más seriamente a esto.

abrazos
hannibal

Señor De la Vega dijo...

Gracias a todos por comentar en este post, que estará siempre linkado a mis desgraciadamente necesarios "carteles recordatorios" a:
PIER BIONNIVELLS, espero que un día lo pueda y podamos seguir tratando para crear atención y precaución...
PATRICIA, todos unidos contra la "no violencia" cada día hace más falta, y por supuesto todos y todas, somos diferentes, ojalá crezcamos en ello.
PAOLA, demasiados callan, por crímenes que merecen gritos... y eso no merece reflexión y alzar la voz, gracias...
GIZELA, deberíamos dar las gracias por todo lo bello que nos ocurre, espero escribir un post pronto sobre eso, sobre lo bello, aunque se retrasará...
LICHAZUL...ELISA, la realidad a veces escrita en negro sobre blanco, resulta demasiado increíble, por eso a veces puede resultar más efectivo ficcionarla. Esa lacra, debe ser estudiada para buscar una solución más realista e intentar al menos bloquear sus impulsos,
gracias Elisa, mujer y madre.
GIZELA, el escribir y el leer, nos generan esa recreación de mundos paralelos, que leen de nuestras realidades, sigamos escribiendo y observando el mundo, ambos yo creo que necesarios. Gracias por reescribir, besos.
TESA, no es casual que nos ovillemos como fetos, en el placer y en el horror, siempre habrá grados. abrazos.
BEATRIZ, jajaj, mire que ese sería un matrimonio perfecto de los de antes (al menos visto por un hombre), en los de ahora nada suena como lo escribí.
La ingenuidad de las madres y padres en general a pensar peligros o acciones contra sus hijos, que ellos ni podrían imaginar en la pesadilla más aberrante, es lo que nos deja faltos de alerta. Quizás sea mejor así para la mayoría, estar siempre con el miedo, dudo que funcione o sea recomendable.
UMA, mi señora, en realidad no pretendía partir el corazón, bien lejos queda de mi intención, menos el suyo. Pero siendo honestos, detrás de vecinos, amigos o parientes, normalmente se esconden seres maravillosos y que protegerían a nuestros hijos a toda costa. Lástima que entre ellos se esconda el mal y nos haga temer de una caricia bien intencionada...
Sé muy bien, lo que usted piensa y defiende y estoy consigo. Yo también creo que los hijos deben estar alerta, porque ellos se enfrentan a un mundo diferente al nuestro, y debemos darles herramientas de reconocimiento y juicio diferentes. Otro abrazo y beso.
RAQUEL FERNÁNDEZ, lamentablemente es parte de una realidad, mi texto combina lo que en partes o a mayor escala sucede diariamente, inocentes que sufren por su inocencia. gracias.
MI DESPERTAR, gracias.
PEDRO OJEDA ESCUDERO, me alegro que lo considere un texto que se puede leer, le juro que intenté escapar de la truculencia, creando casi un canto en rima, pero debía calmar el fondo de la lectura, vengando cruelmente al cruel. Y en ese ojo por ojo, en el que no creo, calmar el interno humano en el que sí creo, y fijar la mirada en el dolor, que todos velaríamos, de hijos y madre. Gracias.
DIANNA, no debemos imaginar que les toque a nuestros hijos, porque para eso estamos, para evitarlo. Estos hechos aunque constantes, no son inevitables, pero hay que ser precavidos. Y hay que evitar que les suceda a otros, hijos o madres, padres...
UMA, jajaj, la escritura, pero sobre todo el no poder corregir nos hace más UMAnos, usted es escritora excelsa y tremendamente humana.
BELITA, gracias por su visita a su cueva, le diré que si nos ocurriese a muchos lo que cuento, perderíamos el corazón y por lo tanto haríamos cualquier cosa...cualquier cosa. Por lo tanto es mejor tener la ley a mano. besos
HANNIBAL, jajaj Jesús, soy Jesús, pero para el caso es lo mismo, cuando en realidad le tengo suplantada capa y espada a De la Vega...jajaja.
Polémica, soy polémico, es el uso de mi espada quien lo genera, como usted también lo hace y muy bien amigo mío...
Y como Zorro, le juro que me dedico seriamente a esto. Otra cosa, es que sea algo tan serio, que no ocupa ni profesión ni más empeño que mi gusto y mi deseo.

Abrazos y besos a todos, Z+-----

lichazul...elisa dijo...

LICHAZUL...ELISA, la realidad a veces escrita en negro sobre blanco, resulta demasiado increíble, por eso a veces puede resultar más efectivo ficcionarla. Esa lacra, debe ser estudiada para buscar una solución más realista e intentar al menos bloquear sus impulsos,
gracias Elisa, mujer y madre.




De la Vega
lamentablemente el pederasta no es REFORMABLE y es sabido en cientos de estudios psiquiatricos para lamentación de la sociedad...entonces si se les mantiene sólo para estudios de comportamiento , lamentablemente se expone a que siempre existan casos de esta índole , porque el morbo vende y el morbo también fascina incluso a los eruditos de la mente.
un abracito de paz
muaksimuakis

Señor De la Vega dijo...

lichazul...elisa, estoy de acuerdo en que, hoy por hoy, no hay una solución a mano, excepto el controlarlos o privarles de su libertad. Ya lo había expresado así en una nota anterior.
Pero también confío en que seamos capaces de buscar una forma, que permita en un futuro, solucionar este conflicto humano.
Besos mi señora y de nuevo gracias, suyo siempre, Z+-----

Ironías de la vida. Mª Jesús Lamora dijo...

Quedo a sus pies rendida, no por humillación, claro está; más bien por alabanza ante lo magistralmente escrito.
Un abrazo.

Señor De la Vega dijo...

- Hoy 13 de Diciembre 2008, diecisiete días después de publicado mi texto, leo esta noticia en el País.es, donde hablando de una red descubierta de pederastia, se incluye la descripción de un caso que, por lo abominable, podría haber sido calcado de mi cuento. Estremece imaginarlo y me duele físicamente.- J. de la Vega Z

BIPOLAR dijo...

Escribir es sufrir, porque vomitamos pensamientos y palabras que nos duelen.

No quiero ni pensarlo si alguna vez descubriera algo semejante. Se me desplomaría el alma definitivamente.

Señor De la Vega dijo...

BIPOLAR, siguiendo su teoría, también escribir es mejorar... porque vomitamos pensamientos y palabras fuera, que nos liberan dentro.
No lo piense... nadie debe pensar en eso. Un abrazo, suyo, Z+-----