"...tengo una alfombra de jornadas y el tiempo hecho pelusa, de tanto enredarse en esa sensación pegajosa de la nada."
Comentario poemado de Noviembre 2008, escrito por J. de la Vega Z+-----[Poemas bajo tu balcón]


Aquí esgrime el Zorro+-----[SoneZtosII]+[PoetiZandoFeisbuk]+[LaSima de los Vuersos]+[DiarioÐLolita]+[Balcones]+[ZVisión+-]+[MemoriasLiteratura]+[Ilusiones]

*

Poêticario II





¿Es ético poemar, mientras arde el mundo en una pira?

mientras me toco la lira lo pienso y lo repienso


¿cómo se construyen sus estrofas? respóndame sin mofas.

usando ese verbo inmobiliario, ni los cimientos; crea que no miento.


¿es lícito suponer, que poesía es más que su apariencia? ¿quizás ciencia?

tome un cerebro, añádele poesía y tendrá el eslabón perdido (no sea infuso y experimente amigo)


¿qué es más importante en la poesía: ritmo o fondo, pureza o lindura?

¿hablamos de lo mismo, preciosura? yo de poesía, ¿y usted? ¿de lolitas; del sexo y sus destrezas? ¿sabría diferenciar-lo/la?



J. de la Vega Z+


Safe Creative #1104038875629

13 esgrimieron la palabra +-----:

elisa...lichazul dijo...

cada quien hará con lo que le nace escribir su propio renglón torcido o retorcido, la Poesía lo puede todo y ella es absolutamente impredecible y muy independiente de cualquien canon que quiera encasillarla

Muchas gracias Jesús por cada una de sus poéticas huellas en mi espacio desordenado , siempre es un gusto volver por sus aguas y navegar sus pixeles inspirados

Tenga un hermosisimo inicio de semana, desde Chile un abrazo grande para usted:)***besitos

Oriana Lady Strange dijo...

Me ha dejado sin palabras, Sr De la Vega. Mis poemas no son tales y mis poesías no riman, pero siento la necesidad de escribir y compartir lo que pienso y siento.
Un gusto llegar a su blog. Lo visitare seguido si me lo permite.
Un abrazo………

Merche Pallarés dijo...

Me ha ENCANTADO "tome un cerebro, añádele poesía y tendrá el eslabón perdido...". Genial. A sus pies, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

La poesía no es cuestión de ética: eso es cuestión del tema; las estrofas son pura arquitectura; por suerte, el eslabón perdido está eso, perdido; el ritmo, Sr. de la Vega, el ritmo, lo que sucede es que cada ritmo tiene su aquel y su tema: éste no es nada sin el primero.
Ya le haré yo preguntas un día...

María dijo...

Pero... ¡¡¡Qué bueno, Sr. de la Vega!!!! que vengo a tu blog y me encuentro con nuevos capítulos de este Poeticario, no me lo esperaba tan pronto, y encima me encuentro con dos capítulos de golpe jajaja, pues te digo que... ¡me ha hecho ilusión!

Mmmmmm veo que sigues interrogando...

¿Sabes? Me ha gustado cuando dices estas palabras: "usando ese verbo inmobiliario".

¿Qué qué es más importante en la poesía? para mí lo más importante no es que rimen los versos si no que transmitan sensibilidad y hagan vibrar y palpitar.

Un beso.

Anónimo dijo...

Yo le preguntaría, Sr de la Vega; ¿ Es ético amar mientras existe odio a nuestro alrededor?. ¿Es ético vivir cuando la muerte nos acecha?

Yo creo que más que ético es necesario.

No me parece mal tomar el cerebro,y añadirle los ingredientes que se deseen, pero sobre todo no olvide la salsa que lo liga todo: el alma, donde estará el sentimiento que brota del corazón del poeta y nace en el de cada lector, semejante o diferente, según la experiencia y el sentir de cada uno.

Sus últimas preguntas me han recordado aquel poema de Juan Ramón, ¿lo recuerda?

Vino, primero, pura,
Vestida de inocencia.
Y la amé como un niño.
Luego se fue vistiendo
De no sé qué ropajes.
Y la fui odiando, sin saberlo.
Llegó a ser una reina,
Fastuosa de tesoros...
¡Qué iracundia de yel y sin sentido!
...Mas se fue desnudando.
Y yo le sonreía.
Se quedó con la túnica
De su inocencia antigua.
Creí de nuevo en ella.
Y se quitó la túnica,
Y apareció desnuda toda...
¡Oh pasión de mi vida, poesía
desnuda, mía para siempre!

Elija usted...

Besos Sr. de la Vega

Clara de Luna

Señor De la Vega dijo...

[elisa...lichazul] Mi querida Elisa,
Que la poesía lo puede todo”, es tan hiperbólico como romántico y qué exagerados resultamos los románticos. Pero, no deja de esconder una verdad intrínseca su afirmación poética unida a la primera pregunta; porque si el mundo arde, es por lo poco y mal uso de la palabra y no al contrario.
Bastaría cambiar las proporciones y usarla bien y mucho (la palabra y su poesía) para evitar conflictos y situaciones que chamusquen nuestras vidas y el entorno.
Besitos y Suyo mi Señora,
Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Oriana Lady Strange] Mi Señora,
Enmudecer a nadie es precisamente lo contrario que pretendo, así que con Usted ya voy por mal camino ;-)

En Poêticario, cuestiono justo lo que implica poesía buscando el coloquio con lo que pienso y lo que siento, el resultado es la pura necesidad de enfrentarlo. ¿No es acaso virtud poética? abstraer esa necesidad sin más razones que lo bello de abstraerlo, lo humano de encararlo y de expresarlo.

Un abrazo y Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Merche Pallarés] Mi querida Señora,
Nuestra cultura judeocristiana-católica, siempre nos hizo creer una vez aceptado el evolucionismo darwinista, más allá del génesis, que como en ‘2001 Odisea del espacio’, quizás un día cualquiera hace 50.000 ó 3 millones de años, un Dios omnipresente; llamémosle por ejemplo “Z”, insufló a uno de los monazos o monísimas disponibles un ‘alma’ y desde ahí en adelante nos hicimos hombres, y esa pieza ya fósil entre bestia y humano, sería el eslabón perdido, tan buscado.

Sin embargo, soy de la convicción sincera, que la idiotez profunda que acompaña al homo sapiens, es su abstracción poética: capaz de hacernos soñar futura felicidad en el jarrón de una lechera o adorar dioses en las piedras o perder el tiempo deshojando margaritas.

Esa mutación que debió ser pequeña en un principio (como una verruga en la mejilla) ha ido degenerando hasta mi caso, por los siglos, y en lugar de hacernos más ajenos y detestables, resulta a los ojos de los otros bípedos y bípedas mucho más atractivo y adorable, ofreciendo la posibilidad de coito, es decir de poetizarnos en más pequeñas estrofas de nosotros. Y hasta la fecha: 6.500 millones de versillos.

Besos y Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Pedro Ojeda Escudero] Mi querido Señor,

- La pregunta no cuestiona si la poesía es cuestión de ética, ni siquiera si el tema lo es.
La duda se cierne sobre si es ético el acto de poemar, mientras arde el mundo. ¿Es ético pulsar el disparador de la cámara mientras se despeña el montañero? ¿es ético encender los televisores durante la abundante cena para ver como la mayoría de los humanos pasan hambre? ¿es ético cerrar los ojos porque tenemos sueño, mientras existan ciegos?

- ¿Arquitectura? ¿construcción? Perdone mi Señor Ojeda, en mi opinión hay entre otras, dos escuelas de pensamiento en la Poesía (y si no las había, me las invento en este día).
Por un lado la creacionista: aquellos poetas que asumen la autoría de la obra y se sienten arquitectos, constructores de versos y de estrofas, y sobre esa piedra Don Pedro, edificarán su obra.
Por otro lado la descubrecionista: aquellos poetas que desempolvan versos con sentimientos y emociones, que rastrean modos poéticos bajo la hiedra venenosa del pensamiento único. Poetas que son sorprendidos ellos mismos por el monumento innato de la obra, al limpiar poco a poco la hermosura de hojarasca; asumiendo que tal belleza se erigía majestuosa desde el principio de los tiempos.

El trabajo en ambos puede ser loable, mejor o peor, profundo y arduo, pero la actitud es distinta; mientras el primero es ególatra y tiende a volverse copyraista, buscando que le paguen por lo suyo con gloria, fama, vendiendo la arquitectura de sus poemarios; el segundo es humilde, perdedor, entregado o altruista y tiende a copyleft y solo sueña con que bauticen a lo descubierto con su nombre y rodar de protagonista Indy una película de aventuras con Spielberg.

- ¿El eslabón perdido? ¿perdido Señor Don Pedro?, que poca fe en el mágico poder que tiene toda rima, ¿o no conoce Usted aquel poemilla milagrero, unido al rito del pañuelo?
San Cucufato, San Cucufato los cojones yo te ato,
si no encuentro el ‘eslabón’ no te los desato


- ¿El ritmo como soporte poético? sin duda lo es de la canción, de la música, y en tanto la poesía sea trova o musical, estoy de acuerdo... Pero considerar el ritmo en la poesía solo escrita, el punto de apoyo incuestionable de la misma, no lo creo. Porque hay versos poéticos sin añadidos rítmicos y cargados tan solo de la imagen generada por palabras desnudas y su profundo llamado.

Por otro lado, la mayoría de los lectores no somos capaces de interpretar normalmente el ritmo que el propio texto tiene, sin hablar de los poetas creadores, que sumado a la dificultad de descifrarlo si se escribe, en el ritmo de sus poemas ni pensaron y cuando lo vieron pasar por la cera de enfrente, ni le saludaron.

A veces (porque ni leer sabemos) solo se mantienen quizás los rasgos más marcados como rima, repeticiones o tal vez saltos de estrofa, puntos y con suerte comas (olvidémonos de métrica, acentos o complicadas figuras), así que si hubiese siempre ritmo en el poema, que en mi opinión no es dicho (excepto el propio de la palabra o el atómico); cada lector lo marcaría en modo ligeramente diferente y pocos darían si alguno, con el imaginado por el autor seguramente; ya que la poesía se termina de componer en la cabeza de aquel que lee, la escucha o la recita.
Incluso con el tiempo, siglos, años o minutos cambia su modo de leerla y con ello el ritmo.
Y a la vez, todos tenemos ritmos latentes: unos maracas otros castañuelas, muchos pandereta, bastantes carracas...la lira, sin duda, se olvidó en los almacenes del Parnaso.

Un abrazo y Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[María] Mi querida Señora,

Poêticario es un interrogatorio en tercer grado al poema, con torturas chinas.
El poeta confesó todo, cobarde, pero en realidad no sabía nada, solo su nombre.

¿Versos que transmitan y emocionen? a mi entender son igual que besos, que con serlo, depende quién los ofrece y cómo: O te ponen o no te ponen.
Y no digamos si vienen acompañados de escasa o mucha lengua.

Ya me corté; mejor le dejo abrazos,
Suyo, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

[Anónimo] Mi Señora Clara de Luna,
Como repondí a Doña Elisa, estamos de acuerdo que frente al chamuscado mundo y sus moradores, se precisan muchas más palabras y ríos de poesía; como igualmente es necesario el amor frente al odio, o la vida frente a la muerte.

Usted llama alma, a cualidades que en mi opinión están en nuestro coco, y yo poesía al ingrediente que lo vuelve casi loco, y a la vez es opuesto a la bestia instintiva que desea el espacio, los recursos y sobrevivir al otro. La abstracción poética, nos permite crear desde un verso inservible a un cohete (igualmente inservible).

Recuerdo el poema de Juan Ramón perfectamente, porque 5 entradas atrás en “Torrente y yo (herejía y chapuza) 3D” ya lo trajo la Señora Gizela.

¿Qué elija? Mi Señora Clara, yo a diferencia de Juan Ramón, soy infinítamente más promiscuo, y las deseo a todas constantemente (todas las que estén buenas ;-)
Ya hace mucho tiempo que colgué en mi cueva, el Decálogo del Zorro, y en el punto 5º prometo literalmente “No renunciar a la rima de colegial, ni creer que hay mejor o más elevada poesía que esa, pero sí peores. En diez líneas o menos sabrás quién es quién.

Besos y Suyo, Z+-----

mujer asilvestrada dijo...

Mi estimado Sr. de la Vega,
le voy a hacer hoy una confesión, lo que admiro de su persona-personaje por encima de su talento literario y poético, que es mucho y a la vista de todos está, es su enorme sentido de la justicia (yo me entiendo). Gracias por ello.

Aunque debo reconocerle que yo traigo la imaginación inflamada cuando visito su página, pasé mi adolescencia leyendo las aventuras de D. César de Echagüe, libros que compraba en un mercadillo de segunda mano, próximo a mi casa de entonces. Y digo yo que: ¿ entre Coyotes y Zorros no debe haber gran diferencia?.

Un beso mi Sr. y gracias por el disfrute que proporciona con sus textos y respuestas, dónde no hace falta ser mente avezada para vislumbrar entre sus letras y chascarrillos mucha inteligencia, ironía justiciera proporcionada con destreza de ducho espadachín y mucha humanidad.